Pinea!

martes, 7 de abril de 2020

Hornazo Manchego




Como me gustan estas recetas tradicionales, esas que pasan de generación en generación, como estos Hornazos manchegos.

Tengo unos recuerdos muy vívidos, de mi infancia en Puertollano, el pueblo de mi madre y donde vivía mi abuela. Cuando en Semana Santa, nos íbamos al monte a comer el hornazo, aunque en el pueblo de mi madre, se tomaba un domingo después del domingo de resurrección.
Me llamaba mucho la atención que un bollo dulce tuviera un huevo en el centro, como estos días a mis hijas que miraban con asombro como ponía un huevo encima de la masa.





Le explicábamos que hace muchos años e incluso siglos, un huevo era un alimento de lujo que solo se tomaba en fechas señaladas, incluidos los hornazos.

En cuanto al origen de los hornazos, hay siempre controversia, porque muchos Murcianos, dicen que el origen está allí , porque hay otros que dicen que son monas de pascua, otros que son toñas…
Yo no voy a entrar en la polémica, la verdad es que las recetas son primas hermanas, y aun y así, habrá gente que me diga que esa no es la receta original, y no les quitaré la razón, porque cada familia y pueblo de la región tendrá su toque personal.
En cuanto a los hornazos manchegos, solo diré que Cervantes en el Don Quijote de La Mancha ya hablaba de ellos:

“El bachiller se ofreció a escribir las cartas a Teresa de la respuesta, pero ella no quiso que el bachiller se metiese en sus cosas, que le tenía por algo burlón, y, así, dio un bollo con dos huevos a un monacillo que sabía escribir, el cual escribió dos cartas, una para su marido y otra para la duquesa, notadas de su mismo caletre, que no son las peores que en esta grande historia se ponen, como se verá adelante. (II-50).”

Sea como fuere, lo importante es disfrutar de nuestra gastronomía y ver y observar como una misma tradición se extiende por todo el país con diferentes nombres y peculiaridades.

La receta la he tomado del blog Pinchos y Canapés y a cita de Don Quijote de Cocinando con Manu Catman ambos paisanos míos.

En casa disfrutamos muchísimo de estos Hornazos Manchegos y además pude llevarse un par de ellos a mis tíos que viven al lado mío y juntos pudimos recordar momentos entrañables.

Os dejo tambien las recetas de Leche Frita y Flores Manchegas por si os apetece tambien otros postres típicos de Semana Santa.






INGREDIENTES:
Para el prefermento
5/6 hornazos de 150 g cada uno.

50g de harina  normal (no de fuerza)
50g de agua
2g de levadura fresca

Para la masa 
450 g de harina (lo que nos queda del kilo)
2  huevos medianos
175 g de aceite de oliva virgen extra
La piel de una naranja (sin la fibra blanca o mesocarpio)
El zumo de media naranja 
Ralladura de un limón
75 g de azúcar
35g de matalauva o semillas de  anís
100ml de agua
2O g  de levadura fresca o 7 de levadura seca de panadero.
Una pizca de sal
6 Huevos para cocer.

1 huevo para pincelar los hornazos
Azúcar remojada en licor de anís o agua .

*Opcional: Si sois muy golosos, pero que mucho, podéis hacer un almíbar con 100 g de agua y 100 de azúcar y llevarlo al fuego, cuando veáis que se disuelve el azúcar lo apartáis del fuego y le ponéis un chorrito al gusto de anís, si hay niños, podéis llevar al fuego el almíbar para que se evapore el alcohol, y con los hornazos aun tibios y el almíbar caliente y mucho cuidado pinceláis los hornazos con el.*



ELABORACIÓN:
Del prefermento:
Hacemos el prefermento  con 50g de harina, 50g de agua y 2g de levadura fresca. Y dejamos a temperatura ambiente unas 10 horas pero si vais justo de tiempo con 3 horas podríamos usarlo.

Hervimos los 100g de agua, retiramos del fuego  y añadimos los 35 g de matalauva o semillas de anís. Infusionamos unos cinco minutos y colamos  el agua.

Semicocemos los huevos se echan al cazo con agua fría y cuando empiece a hervir se cuentan cinco minutos, sacamos y reservamos.
Es mejor no hervirlos más porque en el horno se terminan de cocer y no queremos que la yema se ponga grisácea.

Una vez han pasado el tiempo de reposo del prefermento, que  debe haber aumentado su tamaño considerablemente y tener burbujas.
Se mezclan todos los ingredientes y se amasa hasta que tengamos una masa lisa y satinada, al llevar aceite y no mantequilla nos quedará una masa un poco pegajosa, pero recordemos que el reposo amasa.
Dividimos la masa en 5/6 porciones de unos 150 g , recordando que nos debe quedar algo de masa para hacer las tiras que van superpuestas por encima del huevo y del hornazo. 
Boleamos la masa y dejamos reposar unos 10 minutos, después estiramos con la ayuda del rodillo, dándole forma redonda.
Ponemos el huevo en horizontal y vamos formando las tiras que los cubrirán, para ello estiramos el resto de masa y cortamos tiras de 1 cm aproximadamente, cubrimos con ellas los hornazos y los dejamos reposar hasta que veamos que han crecido y están esponjosos, una hora u hora y media, dependiendo de la temperatura de vuestra cocina.
Precalentamos el horno a 180º.
Mojamos una cucharada de azúcar con unas gotas de anís.
Pincelamos los hornazos con huevo batido y los espolvoreamos con el  azúcar mojado.
Seguidamente los horneamos a 180º hasta que estén dorados. Unos 30/35 minutos aproximadamente, si tenéis termómetro de sonda podéis pincharlo y si esta entre 85/95 grados podemos sacarlos.

Espero que os encanten y que los podáis hacer, ya veis que no necesitáis harina de fuerza que tanto escasea estos días.

Cuidaros mucho.
Se os quiere

3 comentarios: