Pinea!

martes, 14 de mayo de 2019

Tarta de lima y moras



Que adoro las tartas ya lo sabéis, pero si encima tengo que preparar una para mi santa madre, entonces confluyen los astros y disfruto como una enana.

Me decidí por esta Tarta de Moras y Lima y ¡¡menudo acierto!!
Las limas son tan aromáticas que inundan maravillosamente el bizcocho tierno y jugoso.
Que os voy a decir de las moras, solo por el color ya merece la pena comer esta maravillosa tarta.
Me decidí por una crema de queso, porque es suave, delicada y menos pesada que una crema de mantequilla. Y ya que era para mi señora madre y ella no es muy de dulce me parecía ideal.

Mi madre no es de dulce, como os digo, por eso esta tarta de Lima y moras es perfecta, porque la acidez de la lima y de las moras compensa muy bien el dulzor del bizcocho y la crema de queso no es nada dulce un poco acidita también…vamos que es ideal.
Esta tarta la preparé para celebrar su 75 cumpleaños con todos sus hijos y nietos.
Fue una sorpresa que le dimos y que no esperaba para nada, fue muy emotiva y emocionante.

Con esto quiero decirte que si tienes pensado en alguna tarta para tu madre en su día, esta es tu tarta.

La receta es adaptada de mi querida Merceditas Bakery que tiene un blog muy cuidado y unas recetas de escándalo.






INGREDIENTES:
Para el   bizcocho
400gr. de harina de trigo
1 cucharada de impulsor químico
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
Ralladura de 4 limas 
190 gr de leche
60ml. de zumo de lima
225gr. de mantequilla a temperatura ambiente
4 huevos L
1 cucharadita de pasta de vainilla pura
225gr. de azúcar

Para el puré de moras:
280gr. de moras
15ml. de zumo de lima
1 cucharada de azúcar

Para la crema de queso:
400 gr de queso crema tipo  filadelfia
200gr de azúcar glas
200gr de mantequilla

Para el almíbar:
75 gr de azúcar
75gr de agua
Un chorrito de zumo de lima
Opcional:
Mermelada de moras para el relleno




ELABORACIÓN:
Del bizcocho

Precalentamos el horno a 180 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central. Engrasamos 3 moldes de 18cm y colocamos un disco de papel vegetal en su base. 
En un bol tamizamos la harina, levadura y bicarbonato, añadimos la sal y la ralladura y mezclamos.
Mezclamos la leche y el zumo de lima. Dejamos reposar para que se corte y mientras seguimos preparando la tarta.

En el bol de nuestra amasadora o con una batidora de doble varilla batimos la mantequilla, pasta de vainilla y el azúcar hasta que nos quede blanqueé y esté esponjosa a continuación  vamos agregando los huevos uno a uno hasta que se incorporen por completo.

 Vamos incorporando la harina en 3 partes intercalando con la mezcla de leche comenzamos con la harina y terminamos con ella.
Repartimos la masa  en los 3 moldes procurando que todos lleven la misma cantidad para ello lo mejor es pesar la masa y dividir a partes iguales.
Horneamos durante unos 35 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta esta salga limpia.

Del puré de moras
En un cazo pondremos todos los ingredientes a fuego suave durante unos 15 minutos o hasta que las moras estén blandas. Batimos la mezcla y la pasamos por un colador para desechar las semillas. Pasamos la mezcla resultante al cazo y volvemos a poner a fuego suave hasta que se reduzca prácticamente a la mitad. Dejamos enfriar.

De la crema de queso:
Ponemos en el bol de la batidora la mantequilla atemperada y el azúcar glas, lo batimos a máxima velocidad, hasta que la mezcla esté esponjosa y blanca.
Después incorporamos el puré de moras y batimos bien hasta que veamos que esta totalmente incorporado.
Por último añadimos el queso bien frio de la nevera y mezclamos 4 segundos, literalmente a máxima velocidad. Si es necesario terminaremos de integrar a mano.

Almíbar:
Ponemos en un cazo el agua y el azúcar y calentamos hasta que el azúcar se funda, añadimos el zumo de lima y reservamos.




MONTAJE:
Nivelamos los bizcochos, si fuera necesario.
Ponemos uno de ellos sobre el plato de presentación, con la ayuda de un pincel de cocina calamos con un poquito del almíbar que teníamos reservado, opcionalmente también puedes poner una capita de mermelada de moras, después ponemos una capa generosa de crema de queso, debemos procurar poner la misma cantidad en todas las capas.
Repetimos la operación hasta acabar con todas las capas.
Llevamos 15 minutos al frigo para que las capas se peguen entre ellas.
La sacamos y ponemos una primera capa “tapamigas” esta debe ser finita y a groso modo, la llevamos otros 15 minutos a la nevera.
Por último aplicamos la ultima capa, para que te sea más fácil de cubrir, aplica una capa generosa , luego la irás retirando al alisar con la espátula.
Repasa tantas veces como necesites para que quede lisa.

Decora con lo que más te guste, yo usé flores  y moras.

Espero que te guste, que la hagas y que le des a tu madre una sorpresa super bonita y rica con esta tarta.

Os dejo como siempre con el verdadero pedacito de cielo.

4 comentarios:

  1. Fabulosa! Dan ganas de traspasar la pantalla y coger un trocito ❤

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta tarta, apuntada en pendientes.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Voy a pasarles la receta a mis hijos para que hagan lo que les recomiendas ¡Dar una sorpresa a su madre!!! ¡Impresionante, Cris!

    ResponderEliminar
  4. Espectacular! Simplemente espectacular. La fotografía que haces me apasiona. Besitos

    ResponderEliminar