Pinea!

lunes, 9 de julio de 2018

Grisines





Tengo una nueva pasión… y mis compañeros del curso de respostería lo saben y bien que lo sufren…jajajaja.
Me pirra hacer pan en general…a todas horas, todos los días…
Así soy yo y mi TOC, ya os he hablado de el…soy pelín obsesiva compulsiva y si me da por algo…me da.

 Dentro de mi adicción a  hacer pan podemos ubicar los grisines.

Los grisines son unas de los panes más ricos y fáciles de hacer.
Y ahora en verano son un picoteo espectacular, no se tardan mucho en hacer, ya que con estos calores levan enseguida y como no llevan mantequilla ni huevo, levan en un abrir y cerrar de ojos.

Y de horno tampoco van mal  los grisines que en unos 15 minutos los tenemos hechos, así que no quejarse, por favor…jajaja.




Ahora que podemos disfrutar de la piscina y la playa, me parecen una opción ideal para los picoteos, por no hablar de una cena en la terracita si tenemos, o si no pues en el salón con el aire puesto o el ventilador… el caso es hacer una cena especial de vez en cuando, como se pueda.

También es una opción estupenda para hacer con niños, porque les va a encantar estirar los grisinis.

Los grisines han sido mi examen final en el curso de Pastelería que he estado haciendo en EFA La Serna que termino mañana.


Mi profe es una santa, porque me tenia todo el día y todas la horas detrás de ella diciéndole:
-¿Hacemos Pan?
-Para mañana no hay pan
-Tenemos que refrescar la masa madre.
-Si queremos desayunar mañana tendríamos que hacer pan.
-¿Hacemos pan?
-¿Hacemos pan?
-¿Hacemos pan?

Ha conseguido sobrevivirme a este curso, pero no se si sobrevivirá a  dos años al curso superior de Jefe de Cocina conmigo.

Pero eso si, mis compañeros han agradecido mi neura inmensamente, porque hemos desayunado pan casero con masa madre aderezado con , AOVE , sal y tomate todos los días, gracias a mi y a mi TOC.
Voy a echar mucho de menos a mis compañeros del curso de Pastelería, han sido fantásticos, hemos formado grupo muy variado, con gente muy distinta pero por eso mismo muy complementario donde todos hemos aprendido de todos y me los llevo a todos en el corazón.


Así que cuando la profe nos dijo que eligiéramos alguna preparación para nuestro examen final, no lo dudé ni un segundo: GRISINES.

Porque si te pasa lo que a mi y lo que más te gusta del pan es la corteza, te van a pirrar los grisinis.
Vamos ya con la receta.



INGREDIENTES:
Para unos 20 o 25 grisinis de 15 gramos de peso.
250gr de harina de fuerza
120gr de leche
40gr de AOVE
10 ó 12 gr de levadura fresca
5 gr de sal

1 o 2 cucharadas de semillas al gusto.

ELABORACIÓN:
Podemos amasar a mano o con la amasadora o con la Thermomix o incluso con la panificadora, yo lo hice con la KA, tu hazlo con lo que mejor te venga.

Ponemos en el bol de la amasadora la harina, la leche y el AOVE y amasamos unos 5 u 8 minutos hasta que veamos que la masa empieza a alisarse, añadimos la levadura y amasamos otros 3 minutos más por último añadimos la sal y seguimos amasando hasta que veamos que pasa la prueba de la membrana.
La prueba de la membrana consiste en coger un pegotito de masa entre los dedos y estirarla con cuidado, debe formarse una membrana translucida que no se rompa al estirar…hombre si estiras como una loca, se rompe si o si….

Una vez que tengamos nuestra masa lisa y satinada, podemos añadir las semillas y dejar un minuto más amasando para que se integren bien por toda la masa.
Dejamos levar una media hora con estos calores en un sitio cálido tapada con un paño.

Pasado este tiempo y cuando veamos que la masa ha levado, hacemos porciones de unos 15 gramos y boleamos.
Luego estiramos, como si fuera plastilina, os acordáis cuando éramos pequeños que hacíamos churritos con las bolitas de plastilina, pues igual. 


El tamaño de los grisinis no debe ser el mismo, ni se pretende, lo bonito es que sean distintos y así poder jugar con las alturas a la hora de presentarlos.

Si quieres que se noten más las semillas, cuando ya tengas estirado el grisini, ruédalos por un poquito de semillas que habrás puesto sobre la encimera que estás utilizando. Pero tiene que ser rodarlos y ya pásalos a la bandeja…porque si lo haces cuando todavía no están estirados del todo se integran en la masa y ya no los ves.

Los disponemos sobre una bandeja de horno con papel sulfurado y dejamos levar nuevamente, una media hora, pero vigila según el calor y la época del año, este tiempo es orientativo.

Calentamos el horno a 190 grados y los horneamos unos 10 minutos, hasta que veamos que se doran y que están duritos al tacto.

Para consérvalos ponlos en un tupper sin tapar en un lugar fresco y oscuro, pero vamos que yo los dejo en el vaso de la foto en la cocina y todo el que va pasando, pica alguno y en un rato ya no quedan.


Espero que hagáis los grisinis porque os van a encantar, no son muy complicados y son híper resultones.
En casa están más que felices con mi nueva adicción  y espero que vosotros os enganchéis también a hacer pan porque es una delicia.

Si os gusta os animo a compartir en vuestras redes.

Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo.
“Dios creó todas las cosas por medio de él (Jesús)  y nada fue creado si él (Jesús) .
La Palabra (Jesús)  le dio vida a  todo lo creado y su vida trajo luz a todos.
Juan 1:3 y 4

¡Se os quiere!