Pinea!

martes, 15 de mayo de 2018

Torta Caprese



Torta Caprese
¡¡Chocolate, chocolate, chocolateeee!!
Uf! Que antojo más grande tenía de chocolate.
Y esta Torta Caprese ha sido la encargada de quitarme semejante antojazo de chocolate.

Esta Torta Caprese la hice por años, pero de repente un día la olvidé y dejé de hacerla, muestra inequívoca de lo poco lúcida que soy con según que cosas.

Mirando recetas en mi blog me di cuenta de que hace mucho, pero mucho, mucho que no publico algo con chocolate…no tengo perdón de Dios.

Así que viendo como poder subsanar mi tremenda dejadez, me acordé de la Torta Caprese.
Es originaria de Italia (no confundir con la ensalada caprese) de la isla de Capri.  
Lleva entre sus ingredientes chocolate de la mejor calidad que puedas permitirte, porque es el quid de la receta , huevos, almendra y mantequilla.


Ahora bien, os digo que: ¡NO PODEIS DEJAR DE HACERLA!



Por varios motivos es delirantemente chocolatosa, si utilizas un buen chocolate es para morirse, el batido de los huevos le da una consistencia untuosa maravillosa y el sabor de la almendra termina de redondear esta torta o tarta.
Además es sin gluten...¿que más podemos pedir?

Esta Torta Caprese muy sencilla de hacer, solo tienes que poner especial atención a dos cosas.

La primera, el batido de los huevos con el azúcar, bate hasta que al levantar la varilla puedas dibujar una letra y tarde en desaparecer unos segundos.

La segunda, por tu madre o por quien más quieras no te pases de cocción.
Le ocurre lo mismo que a los Brownies en este sentido, es una receta muy fácil de hacer como te decía, pero si te pasas de cocción, se queda seco como la mojama y te será muy difícil de tragar, aun con un buen vaso de leche.

Esta la he elaborado junto a mis compañeros de clase del curso de pastelería que estoy haciendo, son todos unos cracs y nos lo pasamos bomba. Por eso no me la habéis visto hacer en las stories.
Pero todo volverá a la normalidad cuando termine en julio, palabrita.

Como hace tanto que no hacía esta Torta Caprese no tengo la receta que hacía que la tenía en papel, así que buscando una fuente fiable me he basado en la de Directo al Paladar.



INGREDIENTES:
Para un molde de 20cm desmontable, aunque admite hasta un molde de 24cm, pero tendrás que ajustar los tiempos de cocción.

200 g de almendra molida, 
150 g de mantequilla 
200 g de chocolate negro con un 55% de cacao mínimo, 
100 g de azúcar
5 huevos L
25 g de azúcar glas para decorar




ELABORACIÓN:

Comenzaremos derritiendo al baño maría o a muy baja temperatura en la placa y con mucho cuidadito, el chocolate troceado junto con la mantequilla. 
Mezclamos bien para hasta que estén integrados y reservamos.
 Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo y engrasamos un molde desmontable con mantequilla o spray desmoldable, ponemos en la base un disco de papel de horno para facilitar el desmoldado.

En un bol unimos la almendra molida junto con la mitad del azúcar. Seguidamente en el bol de una batidora con la ayuda de  unas varillas, montamos los huevos junto con el resto del azúcar hasta que estén muy espumosos y aireados, esto nos llevará unos 5 minutos.

Entonces añadimos la almendra y el azúcar revolviendo suavemente con una espátula con movimientos envolventes para que la mezcla no pierda volumen. 
Una vez incorporada vertemos poco a poco la mezcla de chocolate y mantequilla y lo unimos a la preparación anterior con movimientos envolventes.

Horneamos durante cinco minutos a 200 grados y después bajamos la temperatura del horno a 160 grados y seguimos cociendo la torta durante treinta minutos más. 
Debe quedar el interior jugoso. 
Dejamos enfriar durante dos horas mínimo a temperatura ambiente. Espolvoreamos el azúcar glas por la superficie una vez fría y decoramos con unas fresas que están totalmente de temporada ahora mismo.

Espero que os guste y que la hagáis. Podéis dejarme todas vuestras dudas en mis redes FB e IG.

Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Pero todos que beban del agua que yo doy no tendrán se jamás. Esa aguas se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna. Juan4:14