Pinea!

martes, 13 de marzo de 2018

Cheesecake de tres ingredientes





Hacía muchísimo tiempo con ganas de hacer este Cheesecake de tres ingredientes.
¡Pero no sabéis cuantas!

Solo con tres ingredientes se puede hacer esta maravilla, huevos, queso crema y chocolate blanco, nada más.
Estos cheesecakes tipo soufflé tan delicados me gustan mucho, es un sabor suave y delicado.
Este tipo de cheesecake va muy bien para cualquier merienda y sobre todo cuando tienes que complacer a esas amigas que inexplicablemente “no son de dulce”.
El toque del chocolate le da el dulzor justo para hacerlo irresistible sin aportar nada más de azúcar.

Los que me seguís en las stories de mi IG, sabéis que últimamente me han dado problemas este tipo de elaboraciones.
Pero yo soy terca como una mula y muy persistente y si algo no me sale no para hasta averiguar porque.
Aunque yo creo, que eso es más bien a mi naturaleza curiosa, no soporto no saber el porque de algo y eso me lleva a intentarlo e investigar una y otra vez.
Habréis deducido rápidamente el porque hago macarons y doy talleres como profe de macarons ¿no?




Así que como no quiero que paséis por lo mismo que os voy a dejar todos los tips para que os salgan perfectos.

Estos tips se los debo a mis Bakers and Friends (mi grupo de amigas reposteras de Ciudad Real) que enseguida salieron en mi ayuda, no sin poca guasa, que para eso somos amigas y nos reímos un buen rato.

MIS CONSIDERACIONES:
Pon agua suficiente para que te dure toda la cocción del cheesecake, que era justamente donde estaba fallando yo, que no se porque, dejé de hacerlo bien y ponía la que quería.

Pon el agua caliente pero no hirviendo, porque sino se evaporará muy rápido el agua y te quedaras sin agua enseguida.

Asegúrate de que en la mezcla de chocolate, yemas y queso no queda ningún grumo, puedes ayudarte del calor, de esto que pones en el fugo y quitas, no queremos tampoco que se caliente mucho la mezcla.

Asegúrate de que incorporas bien el merengue, es un equilibrio entre que no queden grumos, pero que tampoco se desmonte el merengue y se quede sin aire nuestro cheesecake.

En esta ocasión hornearemos algo más de tiempo que en las recetas normales, porque llevamos más cantidad de masa y es lógico que necesite más tiempo de horneado.

Os animo a usar ingredientes de buena calidad, ya que al ser tan pocos, se apreciará mucho en el resultado final.

La receta que he usado es la de mi querida DeliciousMartha
A Martha he tenido el gusto de conocerla en persona y poder vernos en dos ocasiones. Es un cielo de mujer, encantadora, cercana y siempre con un deseo de ayudar que no te deja indiferente, la tienes que querer si o si.

La única variación que he hecho con la receta es la de prorratear los ingredientes para que me saliera un Cheesecake más grande, en esta ocasión más alto que ya sabéis que yo horneo para mucha gente y si no, no tocan a nada.



INGREDIENTES:
150gr de Queso crema
150gr de chocolate blanco
4 huevos L



ELABORACIÓN:
Para un molde de 18cm.
Precalentamos el horno a 170 grados.
Ponemos una base de papel de hornear en el molde y forramos con papel de horno, para ello engrasaremos el papel para que se pegue bien al molde y luego no nos queden muchas arruguitas en el cheesecake, que si esto pasa, tampoco es importante es solo estético.
Forramos el exterior del molde con varias capas de papel de aluminio si tu molde es demoldable, para impedir que le entre agua durante la cocción.

Separamos las claras de los huevos y reservamos.
Mientras en un cazo al baño maría o a fuego lento fundimos el chocolate y cuando este lo haga añadimos el queso fuera del fuego. Si necesitamos algo más de calor vamos y venimos con el cazo del fuego, para no calentar mucho la mezcla porque luego tenemos que añadir las yemas.

Batimos con un tenedor las yemas para que nos sea más  fácil integrarlas, lo haremos con la ayuda de unas varillas.
Reservamos un momento y mientras vamos montando las claras con una pizca de sal (una pequeña licencia que nos permitimos para que las claras monten mejor).
Montamos las claras a punto de nieve es decir que si volteamos el bol las claras no se caen.

Agregamos las claras al mezcla de queso, chocolate y yemas, lo haremos con movimientos envolventes, si tienes pericia y ya sabes como debe quedar la masa puedes hacerlo con las varillas muy despacito, acabas antes y te aseguras que no quedan grumos, pero si es tu primera vez mejor usa la lengua de cocina.
Vertemos la masa en el molde y lo metemos dentro de otro molde más grande y llenamos el hueco con agua caliente.
Llevamos al horno, hornearemos los 18 primeros minutos a 170 grados y luego los otros 18 minutos a 160 grados.

Una vez pasado el tiempo puedes hacer dos cosas, dejarlo dentro del horno otros 18 minutos, o como yo, dejarlo dentro del horno hasta que se enfríe unas 4 horas más o menos. Luego lo llevamos al frigo otras 4 horas.

Podemos decorarlo como más nos guste, yo me decidí por una simple capa de azúcar glas, pero se me ocurren muchas guarrindongadas con las que poder decorarlo….jajajaja.
Pero eso ya queda bajo tu responsabilidad.

Espero que os guste y que lo hagáis, porque es sinceramente una maravilla.
Como siempre podéis dejarme vuestras dudas en mi página de FB o en mi cuenta de IG echadle un ojo a mis estorbes porque ahí os dejo todos los videos del paso a paso.

Os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Queridos amigos, ya que Dios no amó tanto, sin duda nosotros también debemos amarnos unos a otros” 1ª de Juan 4:11