Pinea!

miércoles, 24 de enero de 2018

Tarta Bourdaloue




Me encanta utilizar productos de temporada para hacer mis postres. En esta ocasión le han tocado a las peras, que están en pleno apogeo y son tan agradecidas en cuanto las cocinas un poco se vuelven irresistibles, más aún quiero decir…como por ejemplo en estos Muffins  de Pera caramelizada y AOVE

Como en esta Tarta Bourdaloue, es simplemente sensacional.
Las peras confitadas sutilmente en combinación con la crema de almendras o frangipane con su toque de licor…más una masa sucrée crujiente y friable (que se deshace en la boca) hacen un conjunto de volverse loco…literalmente.



Así que, si tenéis peras, no dudéis ni por un momento en hacerla, eso si, las peras que no estén muy maduras para que no se te deshagan al confitarlas.

Por lo demás no es una tarta especialmente complicada aunque si que tienes varios pasos, pero ya sabéis que la organización es nuestra aliada y se pueden ir adelantando pasos a lo largo de la semana, para que no se nos haga tan cuesta arriba.

¿Y que me decís de este molde redondo  de Emile Henry? 
¿No es una monería mona, mona?
¿Y el cuchillo de Pallarés? Loquita estaba por el cuchillo.
Vuelvo a confesarme, una vez más, yo  quería el cuchillo de marras para las fotos...ya sabéis. 
Pero mi sorpresa ha sido  mayúscula, porque es el mejor cuchillo que yo he tenido en estos 25 años que hace que me casé y me puse en serio con la cocina, no exagero nada, mi marido lo vio y ya no usa otro.
¡Lo voy a tener que esconder! 
Aunque bueno, resuena en mi cabeza eso que le decía a mis hijas de pequeñas: Hay que compartir.
Yo de momento ya le tengo el ojo echado a este otro cuchillo de Pallarés más pequeño, por si tengo que compartir...


Y por eso me parecía muy oportuno estrenar mi flamante molde nuevo para el concurso de recetas que ha organizado Claudia&Julia en colaboración precisamente con Emile Henry.

También ando estrenando mi regalo de Bra por ser una de las ganadoras del concurso Blogueros Cocineros de Canal Cocina, en esta ocasión la cacerola baja me vino de perlas para almibarar las peras. Esta semana ha sido un no parar de estrenar cosas, claro que luego te pasas meses sin estrenar nada, así que hay que aprovechar cuando vienen bien dadas.

La receta se la vi hace unas semanas a mi amiga Montes Manzana y Canela, nunca había oído hablar de este clásico de la repostería francesa, pero si mi amiga lo ha hecho y dice que está de morir, es que es así, porque todas las recetas de Montes son caballo ganador.



INGREDIENTES
Para las peras en almíbar:
4 peras conferencia
750ml de agua
350gr de azúcar
Zumo de 1 limón
1 cucharadita de esencia de vainilla

Para la masa sucrée:
250gr de harina de trigo
150gr de mantequilla fría
30gr de almendra molida
95gr de azúcar
1 huevo L
1 pizca de sal
½ cucharadita de esencia de vainilla

Para el relleno de crema de almendras:
110gr de mantequilla en punto pomada
140gr de almendra molida
110 de azúcar
2 huevos L a temperatura ambiente
Una cucharada sopera de ron, cointreau o licor que prefieras

Para decorar:
Almendras fileteadas
Almibar para pincelar
Azúcar glas
He utilizado el molde Emile Henry de 26 cm  de diámetro



ELABORACIÓN:
De las peras en almíbar:
Ponemos a hervir el agua y el azúcar con el zumo de limón, mientras pelamos las peras.  Una vez que haya comenzado a hervir el almíbar introducimos con cuidado las peras, que son muy traicioneras y tienden a escurrirse de las manos, salpicando y quemándote el escote…
Dejamos cocer durante 40 minutos, a los 30 vigila para que no se pasen de cocción, apagamos, retiramos del fuego y dejamos que pasen ahí toda la noche.

De la masa sucrée:
Podemos hacer la masa a mano, con la KA.
Para ello rallamos la mantequilla bien fría, esto hará que podamos integrarla más fácilmente. En el bol de la batidora o en un bol normal añadimos la almendra, la harina y la sal mezclamos un poco con el accesorio pala.  Agregamos la mantequilla y mezclamos con la pala o bien con los dedos de la mano, lo haremos brevemente hasta que obtengamos algo parecido a arena gruesa mojada. Continuamos con los huevos, la vainilla y el azúcar, hasta que nuestra masa sea homogénea y que no se desmigue.
Hacemos una bol, envolvemos bien en film y llevamos a la nevera un mínimo de dos horas o incluso toda la noche, al día siguiente la sacamos y dejamos que se atempere durante media hora.
Pasado este tiempo estiramos, entre dos papeles de horno, con forma redonda con la ayuda de un rodillo, teniendo en cuenta que debe ser de un diámetro superior a nuestro molde elegido.
Cuando ya la tengamos estirada con cuidado metemos la masa en el molde y vamos apretando con cuidado para que la masa tome la forma del molde.
Precalentamos el horno a 175 grados , mientras ponemos un papel de horno sobre la masa y algo de peso como garbanzos o judías, también puedes poner bolitas de cerámica, y horneamos 15 minutos, pasado este tiempo retiramos el papel y las bolitas y volvemos a hornear, esta vez 5 minutos, si ves que los bordes se te doran mucho, puedes poner un poco de papel de aluminio en los bordes, con todo el arte del mundo y sin quemarte.
Mientras se hornea podemos hacer el frangipane.

Del Frangipane:
Batimos con el accesorio pala de nuestra batidora la mantequilla y el azúcar hasta que esté esponjoso, después añadimos los  huevos, la esencia de vainilla la almendra y por último el licor.

Sacamos la peras del almíbar y con cuidado las descorazonamos con la ayuda de una cuchara para este fin. Después las cortamos sin llegar a la base, para que así al hornear no se nos desbarate al hornear. Reservamos.
Ponemos a reducir el almíbar hasta que quede como una miel espesa para poder pincelar nuestras peras.



MONTAJE:
Cuando se haya enfriado la masa horneada ponemos dentro nuestra crema de almendras o frangipane con la ayuda de una cuchara.
Pon todas las peras que puedas, aunque queden apretadas porque al cocer menguaran, que no te pase lo que ¡a mí!
Pincelamos con el almíbar y ponemos la almendra laminada entremedias de las peras.
Horneamos a 175 durante 40 minutos, si vemos que se dora mucho podemos poner papel de aluminio.
Cuando veamos que está hecha, la sacamos y cuando se enfríe podemos decorar con azúcar glas a nuestro gusto.

Espero que os guste la receta de hoy si tenéis dudas podéis dejármelas aquí o en  mis redes FB o IG.

Y como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que  nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia” 2ª de Pedro 1.3