Pinea!

miércoles, 3 de enero de 2018

Roscón de Reyes con chocolate blanco


¡Este año si que me han hecho la ola en casa con este Roscón de Reyes con chocolate blanco!
Bueno…el año pasado con el Roscónfácil de chocolate también…
Y ahora que lo pienso con el Roscón de My Eurepean Cakes también… y ¡que deciros de la versión de Roscón con Espéculos!
Jajajaja.
En fin, que en mi casa son muy rosconeros y les gusta mucho lo que hace mama´.
Esta receta es muy esponjosa, tierna y llena de aromas.
De hecho, esta y la de chocolate del año pasado son mi top ten, aunque seguiré investigando por que es mi obligación de blogger traeros recetita nueva cada año.

Si me seguís por mis stories de IG podéis ver una storie destacada en la que mi marido os dice como está el roscón, no hace falta añadir nada más.

Como os decía cada año intento traeros recetas nuevas, más fáciles o más difíciles o con distintos rellenos para que tengáis opciones y podáis elegir.

Y el relleno que os traigo hoy…
¡Ay!
¡El relleno que os traigo hoy!
¡Madre del amor hermoso!
Una crema de chocolate blanco y  frambuesas que es para morir.

Como siempre podéis rellenarlo de lo que más os guste y poner una decoración tradicional.

Pero si os apetece variar y permitiros una excentricidad, os digo yo que vais a triunfar.


INGREDIENTES:

Pefrermento:
100 gr de harina de fuerza con un 13% de proteína
60ml de leche tibia
2g de levadura fresca de panadero

Masa final:
El prefermento
330gr de harina de fuerza
5gr de sal
60ml de leche cocida con canela y cítricos
2 huevos M
80gr de azúcar
30gr de azúcar invertido o miel
110 de mantequilla punto pomada
15gr de levadura fresca de panadero
3 cucharaditas de ron
2 cucharaditas de agua de azahar
L ralladura de una naranja y de un limón

Para decorar:
Almendras laminadas
Azúcar perlado
Frambuesas

Para la crema de chocolate blanco:
150ml de nata para montar
150gr de chocolate blanco
Frambuesas

Añadir leyenda



Mis consideraciones:

Compra harina de fuerza con un 13% de proteína, lo puedes ver en la composición nutricional del paquete, esto es importante para un buen roscón.
Te recomiendo usar levadura fresca, da más aroma a la masa, pero si no tienes o no la encuentras puedes usar de la seca, para ello divide entre tres la cantidad de levadura fresca para obtener la cantidad de levadura seca de panadería que debes usar.
También te animo a hacer tu propio azúcar invertido, se hace muy fácil y lo puedes usar en muchas cosas, como bollería, bizcochos y helados.No dejes visitar mi tutoría sobre azúcar invertido.

Organízate bien, piensa para cuando quieres el roscón y como vas a tener el día. Recuerda que siempre puedes jugar con la nevera que ralentiza el levado.

Yo dividí la masa en dos y con una masa hice el de bolitas y con la otra lo hice entero. Cada bolita pesaba unos 70 gramos, pesa tu masa y divide por esa cantidad para ver cuantas bolitas te salen y ajusta los gramos de cada una y listo.

El prefermento puede pasar hasta dos días en la nevera, se cargará de aromas y no le pasará nada.
La masa en su primer levado puede estar en la nevera entre 12 o 18 horas.Si usas esta opción recuerda que deberás dejar que la masa se atempere esto te llevará una media hora en verano y una hora más o menos en invierno.
Para dejar las masas levando escogeremos la habitación más cálida o en el horno, bien tapada con film alimentario engrasado.
Si tienes prisa en algún levado puedes encender la luz del horno o si tienes función de fermentación a 30 grados, puedes usarla. Pero  ten cuidado en ambos casos enciende y apaga, porque se puede sobrecalentar el horno si te descuidas un poco y la levadura pasados los 35 grados se debilita y pasados los 60 grados muere. ¡Asi que ojito!

Si no dejas levar lo suficiente la miga te quedará un poco más densa, pero si se te sobre fermenta te quedará bajito.
Si ves que empieza a crecer a lo ancho es decir que se empieza a extender y/o si ves que le empiezan a salir burbujitas o ampollas, como cuando te quemas, es momento de hornear corriendo y tratarlo con mucho cuidado a la hora de pincelar y decorar.

Para saber si mi roscón está listo para entrar en el horno lo tocamos con cuidado con los dedos y si rebota sin dejar huella es que está listo, si por el contrario deja huella hay que esperar otro poco.

¿Como saber si mi roscón esta hecho? Si tienes termómetro tipo sonda, puedes pincharlo y cuando tenga una temperatura interna entre 90/98 grados es que está. Otra opción es golpearlo ligeramente con los dedos y si suena a hueco lo podemos sacar del horno.

Lo dejamos enfriar sobre una rejilla, no lo sacamos a la ventana porque se endurece, se deja enfriar a temperatura ambiente.

Como toda la bollería, está riquísimo recién hecho, aguanta muy bien hasta el día siguiente, si está relleno aguanta todavía mejor. Yo lo que hago es congelar en porciones y lo saco cuando nos apetece.



ORGANIZACIÓN:
Si lo quieres para desayunar:
El día de antes sobre las 13h. Infusionamos la leche y preparamos el prefermento dejamos levar durante 3 o 4 horas.
Pasado este tiempo elaboramos el roscón conforme a la elaboración que te indico más abajo.
Boleamos y dejamos fermentar unas dos o tres horas cuando veamos que ha doblado su volumen.
Desgasamos, damos forma al roscón pintamos con huevo, dejamos que arranque la fermentación durante media hora y llevamos  a dormir en la nevera.
Sobre las 8h o 9h  de la mañana (dependiendo de a que hora quieras desayunar…) sacamos de la nevera y dejamos atemperar una hora, si creemos que necesita levar un poco más lo dejamos fermentar un rato más, después pincelamos con huevo, decoramos, horneamos y desayunamos.

Si lo queremos para merendar:
Infusionamos la leche y hacemos el prefermento la noche de antes, dejamos que arranque la fermentación y llevamos a la nevera.
Sacamos de la nevera sobre las 8h o 9h y amasamos nuestro roscón, dejamos levar un par de horas o tres, desgasamos, damos forma al roscón pincelamos con huevo y dejamos levar otras dos o tres horas.
Volvemos a pincelar, decoramos el roscón, horneamos y merendamos.



ELABORACIÓN:
De la crema:
En el momento que infusionemos la leche y hagamos el prefermeto, hacemos también nuestra crema.
Para ello picamos el chocolate y lo vertemos sobre la nata a punto de hervir, esperamos unos minutos y mezclamos. Dejamos enfriar, tapamos con film plástico a piel y llevamos a le nevera hasta el día siguiente.
Cuando nuestro roscón este enfriándose después de haberlo horneado, ponemos la crema fría en el bol de nuestra batidora y lo montamos, se monta muy rápido así que pon atención para que no se te corte.



Del roscón:
Aquí no te voy a indicar tiempos, míralos en el apartado anterior, según quieras desayunar o merendar.
Con esta receta tendréis para un roscón grande de unos 800/900 gramos. 
Si quieres puedes hacer dos roscones, dividiendo la masa después del primer levado justo antes de formarlo.
Preparamos el prefermento mezclando la leche con la harina y la levadura, amasamos someramente y dejamos levar.
En el bol de la amasadora ponemos el prefermento y todos los ingredientes a excepción del azúcar, de las ralladuras y de la mantequilla.
Amasamos a velocidad baja media durante 4 minutos, pasado ese tiempo añadimos a cucharadas el azúcar y seguimos  amasando otros 4 minutos más, hasta s que la masa se haya alisado bastante y veamos que se despega de las paredes del bol. 
A veces si la masa nos ha salido un poco más hidratada de lo normal, podemos notar que no se separa el fondo del bol totalmente, no pasa nada, si vemos que esta lisa y que lleva ese tiempo amasando, es suficiente.
Es el momento de añadir las ralladuras y la mantequilla poco a poco en punto pomada y seguir amasando durante 8 o 10 minutos más.
En este punto  la masa se habrá despegado totalmente de las paredes, salvo que esté un poco hidratada de más y no lo haga totalmente. Su aspecto es liso y satinado.
Para asegurarnos hacemos la prueba de la membrana, es decir, nos engrasamos un poco los dedos, cogemos una porción pequeña de masa y con cuidado la extendemos con los dedos, se debe formar una membrana lisa y translúcida.

Boleamos la masa, es decir le damos forma de bola, para ello nos engrasamos un poquito las manos y la superficie de trabajo, así evitaremos que se nos pegue.
Ponemos en un bol engrasado, con la parte redonda en la base del molde y la parte fea hacia arriba. Hacemos unos 10 pliegues, cogiendo un pellizco del borde de la masa y llevándola al centro, así daremos tensión a la masa y al formar el roscón nos quedará más lisito y sin bollos o deformaciones.

Dejamos levar, cuando este lista sacamos del bol y desgasamos, es decir la amasamos levemente con la palma de la mano para extraer el gas.
Ponemos una hoja de papel de horno sobre la bandeja donde lo hornearemos.
Boleamos y formamos nuestro roscón para ello introducimos un dedo y empezamos a formar. Podemos levantar la masa y dejar caer entre las dos manos, mientras vamos girándola y  dando forma.

Si vemos que la masa se retrae mucho, es decir que al dejarla sobre la encimera se encoge, podemos dejarla descansar 5/10 minutos y seguimos.
Pincelamos con huevo y dejamos levar nuevamente.

Cuando veamos que nuestra masa está perfectamente levada, encendemos el horno a 190 grados. Mientras se precalienta el horno vamos pincelando con muchísimo cuidado la masa y la decoramos con la almendra y el azúcar granillo.
Horneamos durante 20 minutos justos si lo haces con ventilador y 20 minutos largos si lo hacer sin ventilador.

Una vez frio lo abrimos con un cuchillo para pan y lo rellenamos poniendo la crema en una manga y una boquilla de estrella con todo el arte del mundo y luego ponemos frambuesas a nuestro gusto.
Ponemos la tapa y decoramos con un poquito de crema y unas frambuesas.

Lo conservamos en la nevera bien envuelto en plástico.

La receta del roscón la podéis ver aquí y la crema del relleno es del blog No solo dulces.

Espero que os encante y que lo hagáis, como siempre podéis dejarme vuestras dudas aquí o en mis redes FB o IG.
Os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“…la estrella que habían visto en oriente los guió hasta belén. Iba delante de ellos y se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño.” Mateo 2: 9