Pinea!

martes, 30 de enero de 2018

Pie de cebolla caramelizada y queso de cabra



Este Pie o Galette es un clásico en casa, son muchísimas las veces que cuando invitamos a alguien a casa lo hago. Y es mi primera idea cuando tengo que llevar algo de picar a algún sitio.
La verdad es que tengo que sujetarme para no hacerlo siempre.

La cebolla caramelizada es algo muy fácil de hacer, puedes hacerla tanto en Thermomix como a mano. Yo la hago mucho en ella porque me descuido de ella y puedo ir haciendo otras cosas, aunque luego la termino en sartén.

La cebolla caramelizada es muy versátil y que podemos usarla en múltiples preparaciones, tales como acompañar carnes, rellenar tartaletas, añadir a las hamburguesas, rellenar macarons…¿sigo?

Y  a nadie se nos escapa que si la combinamos con queso de cabra y una masa quebrada friable, que se desmenuza fácilmente al morder, tienes el éxito garantizado.

Yo en esta ocasión he decidido ponerle también unas nueces pecanas que tenía por la despensa y no era cuestión de desaprovecharlas. Ya sabéis que yo no soy nada de tirar o desperdiciar nada de nada.

Os aseguro que es un éxito total allá donde va.

Y uno de los secretos para que triunfe es la masa quebrada, esta debe desmenuzarse en boca y estar perfectamente horneada y nada de “blandengue” porque no se ha cocinado…
¡¡Puaj!!

Pero no te preocupes porque como siempre te voy a dar mis consideraciones para que te salga crujiente y friable.





Mis Consideraciones:

Si quieres ver los paso  a paso (PAP)  de todas mis recetas no dejes de seguirme enIG porque allí en mis Stories destacadas (unos circulitos que verás debajo de mi perfil) dejo todos los minivideos con la elaboración.

Ya sabes: ¡Organizate!
Puedes adelantar la cebolla al menos tres días, si te sobra la puedes congelar.
La masa quebrada la puedes hacer dos o tres días antes o con mucho más tiempo y tenerla congelada.

La masa quebrada se “toquetea” lo menos posible y con todos los ingredientes fríos, fríos.
El hecho de que cuando terminemos de amasar haya trocitos de mantequilla visibles dentro de la masa es síntoma de que lo hemos hecho bien.
Cuando termines de amasar, parecerá que la masa no está terminada porque esta hecha grumitos, pues bien es justo lo que queremos.

Una pista para saber si tenemos que dejar de amasar, será cuando al  compactar con la mano vemos que la masa se queda perfectamente amalgamada, entonces dejamos de amasar, si no se junta y se queda compacta al presionarla amasamos un pelín más.

Es muy importante que al hornear la Galette o Pie usemos solo calor abajo y pongamos la bandeja lo más bajo posible. Esto nos va a garantizar que la masa se haga y quede crujiente y no a medio hacer.
Además no se nos quemará la cebolla al recibir el calor por abajo. Si tienes aire puedes poner el ventilador con calor abajo.

Este tip es la clave de todo, así que síguelo y no te lo saltes que nos conocemos…jajajaja.
También es clave que la masa este fría todo el tiempo y que la horneemos fría. El otro día en mis stories os contaba que hice una, la monté y la metí en la nevera casi 36h bien tapada y salió estupenda.
Por eso podemos hacer el Pie o Galette y congelarla. Pudiendo hornearla congelada dando unos minutos más.

Podéis ver la Galette de Melocotones y vainilla por si queréis hacerla dulce y con fruta.

Os voy a dar la receta con y sin Thermomix.

La skillet  o sartén de hierro no es estrictamente necesaria puedes hacerlo sobre papel de hornear…pero es tan mona…y queda tan bien…
Puedes encontrar una similar a la mía aquí, en la tienda de Claudia&Julia en las skillet puedes hacer todo lo que quieras a la plancha sin que se pegue nada y con un sabor excepcional.



INGREDIENTES:
Para una Galette o Pie de unos 24 cm.
Para la masa quebrada:
225 de harina todo uso
115 de mantequilla fría
75ml de agua muy fría
½ cucharadita de sal

Para la cebolla caramelizada:
3 cebollas grandes
2 cucharadas soperas de AOVE
Una pizca de sal
2 cucharadas de panela (opcional, yo no lo pongo)
Un chorrito de vinagre de Módena (opcional yo no lo pongo)

Ingredientes extras:
Una cucharada sopera de almendra molida
Un rulo de queso de cabra
Nueces pecanas (opcional)
Una ensalada para acompañar



ELABORACION:
De la cebolla caramelizada:
Con Thermomix:
Cortamos la cebolla en juliana, si prefieres que la textura se quede como mermelada, corta la cebolla en cuartos y trocéala  5 segundos velocidad 5.
Ponemos la cebolla, el aceite y la sal 35minutos, varoma giro a la inversa velocidad cuchara.
Pasado este tiempo pasamos a la sarten  para que coja un color dorado bonito, aquí podríamos añadir el azúcar moreno y/o el vinagre de modena.

Sin Thermomix:
Cortamos en juliana las cebollas  y las añadimos a la sartén con el aceite, ponemos a fuego bajo y añadimos la sal. Si quisiéramos acelerar el proceso podríamos añadir media cucharadita de bicarbonato que hace que la cebolla suelte sus jugos y azucares. No dejamos de remover
Cuando veamos que tiene un bonito color dorado podríamos añadir la panela y/o el vinagre de Módena.



De la masa quebrada:
En Thermomix:
Ponemos en el vaso la harina, la mantequilla fría cortada en cubitos, la sal y el agua, tendremos la precaución de reservar unos 10ml.
15 segundos velocidad 4
Sin Thermomix:
Con un procesador de alimentos,  con una KA o a mano.
Ponemos en el bol o similar la harina y la sal, mezclamos un poco.

Después añadimos la mantequilla y con el accesorio pala o con las puntas de los dedos o con las cuchillas en el caso del procesador, mezclamos hasta conseguir una textura de arena mojada gruesa. Esto nos llevara menos de un minutos si lo hacemos a mano algo más.

Después vamos añadiendo el agua poco a poco hasta que veamos que la textura es parecida a la arena mojada fina.

Una vez tengamos la masa hacemos una bola y aplanamos un poco hasta conseguir un disco de 15 cm y llevamos al frigo unos 15 minutos o media hora para que se enfríe otra vez la masa, ya que es la clave para que sea friable. También podríamos congelarla en este punto.

Pasado este tiempo sacamos del frigo y extendemos con un rodillo intentando en la medida de lo posible hacer un circulo (yo tengo serios problemas con esto).
Espolvoreamos con la cucharada de almendra molida, esta tiene la función de absorber los jugos y que estos no empapen la masa.
Extendemos la cebolla caramelizada, al gusto a mi siempre me sobra, pero no me importa porque luego la uso para otras preparaciones.
Cortamos el queso de cabra y lo disponemos por la base.
Doblamos los bordes hacia el centro con todo el arte del mundo y pincelamos con huevo.
Llevamos al frigo media hora para que la masa vuelva a enfriarse.
Mientras se enfría precalentamos el horno a 220 grados calor abajo o bien calor abajo con aire. Horneamos durante 15 minutos, después bajaremos la temperatura a 200 grados y seguimos horneando durante 20 minutos más. Si vemos que se dora podemos poner un poco de papel de aluminio.

En los últimos 5 minutos añadiremos sobre cada rodaja de queso una nuez pecana.

Sacamos del horno y esperamos a que se temple un poco. A mi me gusta comerla tibia tirando a calentita, se puede comer también a temperatura ambiente, peor no recién sacada de la nevera. Yo aconsejo darle un golpecito de horno si se nos ha enfriado.

Las fuentes que he consultado para la elaboración de la receta son Directo al Paladar y Cookpad

Espero que la hagáis y la disfrutéis mucho en casa es un top ten nos pirra y donde la llevo siempre cae.
Si tienes alguna duda puedes dejármela aquí o en mis redes FB o IG y no olvides seguirme para no perderte nada de nada. Ya sabes que en las stories de IG os dejo los paso a paso de las recetas.

Os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Pero el Señor es mi fortaleza, mi Dios es la roca poderosa donde me escondo” Salmo 94:22

Se os quiere