Pinea!

martes, 12 de diciembre de 2017

Bundt Cake de Red Velvet




Los que me seguís por IG y más concretamente por las stories, me habréis visto hacer este Bundt Red Velvet tres veces, más los “chorrocientos” bizcochos Red Velvet que he estado haciendo para el curso de Drip Cake de hace unas semanas.
Se me han quitado las ganas de hacer Red Velvet, por una buena temporada y mira que me chifla este bizcocho…pero ha sido “to much”.

Las dos receta anteriores de Bundt Red Velvet que hice no tenían nada de malo, pero nada de nada, en absoluto, de sabor y textura un escándalo.
Pero…
¡Ay! Los “peros”.
¡El color!
¡No conseguía el dichoso color!
La corteza salía amarronada….un drama.
Y diréis: ¿Tanto lió por el color?
Si, por el color.
Veréis, los vericuetos de un alma creativa son retorcidos e irracionales y en opinión de los profanos hasta absurdos y no les quito la razón.




Yo no decidí hacer un Bundt Red Velvet, porque me apeteciera, porque es delicioso, jugoso y maravilloso…que lo es.
Sino por que un día, visualicé en mi linda cabecita una foto con un Red Velvet Bundt Cake ROJO.
Y así empezó todo, pero claro, mi visualización de la foto no era con un Brown Red Velvet….
Podría haber cambiado, podía haber asumido la situación…podría, podría…
Pero no, porque una tiene un TOC que mantener, como la reputación, mezclado con perfeccionismo que no puede ni quiere superar…
Y así llegamos a tres Bundt Red Velvet distintos…y la receta no es pequeña precisamente que sale un bizcocho para alimentar a toda una familia de osos recién salidos de la hibernación.

Pero, no os asustéis que  hay gente muy contenta con mi TOC que se come todas mis “imperfecciones”.
Normalmente mi familia tales como cuñados, sobrinos, suegra, mi madre y por otro lado la gente de mi iglesia, ya que siempre hay alguna reunión durante la semana que acaba o empieza con una comida, cena o desayuno, pues allá que voy yo con mis recetas  "fallidas".

Asi que todos contentos…jajajaja.


Pero antes de dar los tips, quiero deciros algo, no es necesario que el Red Velvet sea TAN rojo, para nada, es más no lo aconsejo, así que si no padecéis este trastorno, poned menos colorante, vosotros que tenéis la fortuna de ser libres.

Pero si padecéis mi TOC adelante queridos:

Usad una receta que lleve mantequilla, al blanquearla junto al azúcar ayuda mucho a que la masa se aclare a pesar de llevar cacao, con el aceite no consigues este efecto.

No os paséis con el cacao, porque entonces la hemos fastidiado del todo.

En este caso no uséis huevos camperos con ese color tan amarillo.

La esencia de vainilla si puede ser que no sea marroncita, sino una que hay incolora. O mejor aún, usad la raspadura de una o dos vainas de vainilla,

Uno de los problemas que tenemos al usar un   formato de Bundt, que no tenemos cuando hacemos unos bizcochos para tarta, es el tiempo de horneado, inevitablemente no es lo mismo una corteza horneada 35 minutos que otra horneada durante una hora. Por eso ajusta todo lo que puedas el punto de cocción, pero no te quedes corta que entonces no te desmolda el bundt…
Ya lo se, pero esto es así, hay que jugársela a los chinos.

Usa un buen colorante o bien Extrared de Sugarflair o Red de Kopycake.

Reconozco que he usado un poco de edición para avivar el color rojo de la corteza, pero el color de dentro del bundt es tal cual.

El bizcocho que queda con esta receta es maravilloso, jugoso y delicioso y encontrarte en el centro con la mezcla de queso es indescriptible, combinado con el glaseado de queso, es ya el acabose. Además es tan, super, hiper, mega navideño....

Por último si cada vez que haces un Bundt te entran sudores fríos y cuando llega el momento de desmoldar se te para el pulso, no dejes de visitar mi Tutorial para un desmoldado de Bundt Perfecto, donde te doy todos los trucos para minimizar todos los riesgos, además de una receta ideal de Bundt de Zanahoria.




INGREDIENTES:
Del bundt
130gr de mantequilla en punto pomada
300gr de azúcar
375gr de harina
3 huevos M
10 gr de cacao puro sin azúcar
1 cuharadita de esencia de vainilla
1.5 cucharadita de sal
240 de leche entera más 20ml de zumo de limón para hacer el Buttermilk
1.5 cucharadita de vinagre
1.5 cucharadita de bicarbonato
2 cucharadas de colorante (Sugarflair Extrared o Red de Kopycake)

Del relleno:
220gr de queso tipo filadelfia
1 Huevo
2 cucharadas de harina
75gr de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el glaseado de queso:
Los ingredientes y la elaboración son los mismos que usé para estos  Minibundt de Platano conglaseado de queso.

La receta es adaptada de Food&Cook



ELABORACIÓN:
Engrasamos bien el molde de bundt que tengamos, yo he usado el Heritage que es de 10 tazas, para que te hagas una idea.
Preparamos primero el relleno, para ello con la ayuda de unas varillas mezclamos todos lo ingredientes hasta que estén homogéneos y reseramos en el frigorífico para que se endurezca un poco y a la hora de ponerlo dentro de la masa del bundt esté más consistente y se nos quede en el centro.
Mezclamos la leche y el zumo de limón para hacer el buttermilk y dejamos reposar unos 15 minutos, pasado este tiempo añadimos el colorante, removemos bien y vemos que color queda, si nos parece clarito  podemos añadir mas.
Tamizamos la harina, el cacao,  la sal y reservamos.
Ponemos la mantequilla a batir junto con el azúcar y dejamos unos tres minutos a velocidad alta hasta que blanqueé, este punto es importante por la esponjosidad que nos va a dar y por que va a ayudar al color rojo del final.
Añadimos los huevos uno a uno, sin añadir el siguiente hasta que esté incorporado el primero, ponemos la  cucharadita de vainilla y mezclamos.
Mezclamos el bicarbonato y el vinagre, veremos como la mezcla burbujea, es normal y se lo añadimos a la mezcla.
Incorporamos a la  masa el buttermilk y la mezcla de harina alternándolos, comenzamos con la harina y acabamos con ella, lo haremos en tres tandas.

Precalentamos el horno a 180 grados y mientras vamos poniedo las dos masas en el molde, bien engrasado por todas partes, puedes ayudarte de un pincel o de un spray desmoldante.

Ponemos la mitad de la masa del bundt en el molde y   lo azotamos un poco sobre la encimera, poniendo un paño para no lastimarlo, que valen muy caros y nos conocemos.
Con la ayuda de una cuchara disponemos la mezcla de queso en el centro teniendo la precaución de que no toque los bordes ni el tubo central del molde, que si esto ocurre no pasa nada, no vamos a cortarnos las venas, por mucho que tengamos un TOC, como muchas me decís, pero si lo podemos evitar, pues mejor.

A continuación ponemos el resto de la masa con cuidado, para que no se mueva mucho la mezcla de queso, y alisamos con la ayuda de una espátula.
Horneamos durante 60 minutos más o menos, a los 50 minutos comprueba con una brocheta si está cocido.

Cuando veamos que ya está horneado sacamos y dejamos enfriar 10 minutos sobre una rejilla, pasado este tiempo damos unos “meneos” al molde con cuidado para ver que se mueve y se despega y desmoldamos con más miedo que vergüenza sobre una rejilla, dejamos enfriar para poner el glaseado.
Una vez hecho el glaseado como os explico en el enlace que os he dejado en los ingredientes, dejamos caer con la ayuda de una cuchara con todo el arte del mundo.
Por ultimo yo he decorado con unas flores de Pascua blancas, no quería que nada hiciera competencia al rojo de mi bundt…jajajaja, ¡así que las flores rojas de pascuas; blancas!

Espero que te guste y si tienes alguna duda me la puedes dejar aquí o en mis redes FB o IG .

Como siempre te dejo el verdadero pedacito de cielo:

“Y tenemos una herencia que o tiene precio, una herencia que está reservada en el cielo para vosotros, pura y sin mancha, que no puede cambiar ni deteriorarse.” 1ª de Pedro 1:4



Se os quiere