lunes, 2 de octubre de 2017

Cookies de chocolate



Las cookies son unas de las cosas que más gustan en mi casa, se vuelven locos y si son de chocolate más.
El otro día mis hijas se iban a una conferencia a Madrid y querían algo para llevar para la merienda así que ni corta ni perezosa les hice estas cookies  de chocolate, curiosamente de la mochila que llevaban llena de bocatas para pasar el día, solo volvió un bocadillo…cookies ni una…
Esta es “LA” receta de cookies de chocolate por excelencia es la receta que siempre hago, no la varío, solo cambio los “tropezones” de dentro,  en esta ocasión le puse unas chispitas que me trajo mi hermano de USA  que son “cookies´n creme” pero tu puedes ponerle trocitos de chocolate negro o blanco, trozos de nueces o lo que imagines, o directamente nada.
Sólo hago una concesión a cambiar de receta de cookies de chocolate negro y es que  a veces hago estas Cookies de Chocolate y cerveza guinnes que son de las más ricas que yo he comido jamás, siempre ando indecisa sobre que receta hacer.




Siempre es bueno tener cookies en casa y lo puedes hacer de dos maneras, hacer la masa , luego formar bolitas  y congelar, o bien hornearlas todas y congelarlas una vez horneadas, luego las sacas y en 15 minutos prácticamente las tienes operativas....para mojar en la  leche digo.

Por cierto en con estas fotos estoy tratando de superar mi TOC que me impide lanzar galletas a las tazas llenas de leche para conseguir unas bonitas fotos splash…
¡Un urra por mi!
La receta es de Pam del maravilloso blog  Uno de Dos a la que sigo desde sus comienzos allá por el 2009 y la verdad que la receta tiene sus añitos, pero es la que como os digo sigo haciendo año tras año.






INGREDIENTES:

110 g de mantequilla en punto pomada
200 g de azúcar morena (no panela, sino la clásica de toda la vida)
1 huevo mediano
1 vaina de vainilla o una cucharadita de extracto de vainilla
165 g de harina normal de trigo
 1 pizca de sal
 2 g de polvo para hornear (media cucharadita)
2 g de bicarbonato
30 g de cacao en polvo
200 g de chips de chocolate o chocolate troceado



ELABORACIÓN:

Mezclamos el azúcar con la mantequilla y batimos con la ayuda de una  batidora o varillas manuales hasta que la mezcla esponje.

Añadimos el huevo y las semillas de vainilla y meezclamos bien.

En otro cuenco aparte ponemos la harina, la sal, el la levadura tipo Royal, el bicarbonato y el cacao en polvo volvemos a mezcla y lo añadimos a la mezcla anteriro que teníamos y con ayuda de una espátula removemos hasta que esté todo bien unido. También podrías hacerlo con la ayuda de la Kitchen Aid con la pala.

Por último ponemos las chips de chocolate o trocitos de chocolate, removemos, tapamos y refrigeramos unos 30 minutos. Esto lo hacemos para que la masa esté más durita y manejable y porque así también los sabores y aromas se acentúan. De hecho hay veces que hago la masa el día de antes o con varias horas de antelación y la dejo en el frigo.

Mientras precalentamos el horno a 180 grados.

Sacamos la masa de la nevera y vamos formando bolitas.
 Yo las peso…porque…ya os he comentado que padezco un TOC.
 ¿No?
Pero vosotros que estáis libres de ese TOC podéis hacerlas a ojo y que os salga cada bolita de un tamaño, que como no tenéis TOC no os importará nada en absoluto y no  empezareis a hiperventilar, ni a sudar frío, ni tendréis que soportar un incontrolable tic nervioso en el ojo derecho.
Sigamos que empiezo a  divagar.
Hacéis las bolitas como os venga en gana, y las ponéis sobre la bandeja que habréis forrado con papel de horno, deja una separación entre bolita y bolita porque sino obtendrás una plancha de galleta, rica, sin lugar a dudas pero no es lo que queremos.
Horneamos durante unos 12 minutos, esto dependerá del horno y tamaño de las galletas.
 Estarán listas cuando la superficie se haya agrietado y estén  blandas.
Una amiga me dijo que las cookies a diferencia de nuestras galletas, son de corazón tierno y me encantó su manera de definirlas, es decir que si el borde lo ves hecho pero el centro no, está blandito todavía, es el momento de sacarlas, se endurecerán conforme vayan enfriando.

Retiramos las galletas del horno. Las dejamos en la bandeja unos tres o cuatro minutos  y las pasamos a una rejilla hasta que se enfríen totalmente. Se conservan perfectamente varios días dentro de una lata para galletas, si es que duran varios días.

Como podéis apreciar en las fotos la mejor manera de comer estas cookies de chocolate es mojándolas en la leche ¡¡bien fría!!
Si tenéis dudas de cualquier tipo me las podéis dejar aquí o en mis redes FB o IG que os respondo encantada.



 Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“El señor  tu Dios está en medio de ti, el es un poderoso Salvador. Se deleitará en ti con alegría. Con su amor calmará todos tus temores. Se gozara por ti con cantos de alegría.” Sofonías 3:17

Este post es una colaboración, gracias por formar parte y por colaborar  en alguna manera, para que este blog siga adelante y pueda traerte recetas nuevas y deliciosas cada semana.