viernes, 18 de agosto de 2017

Receta de Bagels caseros





¡ Por fin!
Me lo estabais pidiendo y aunque he tardado aquí esta mi primera receta salada en el blog.
Me decidí por unos Bagels  porque me encantan y nunca encontraba la ocasión para hacerlos entre tanta receta dulce,  y porque además me venía de perlas para maridarlos con una botella de vino blanco de mis paisanos Bodegas Verum.

Teniais que haber visto la cara de felicidad de mi familia con los Bagel, recién hechos rellenos de queso crema, rúcula, salmon, flores de hinojo, tomate y cebolla tierna….
Lo de las flores de hinojo se que es difícil de encontrar, pero yo que vivo en las afueras de la ciudad en medio del campo, tengo la suerte de contar con un montón de hinojo que crece en la cuneta del camino que lleva a mi casa.
Así que salí a recolectar, tu puedes sustituirlo por eneldo.

Los Bagel son unos panecillos creados por los  judíos polacos y son el típico desayuno neoyorquino y también de Montreal, aunque las recetas difieren un poco.
Es una masa muy fácil de hacer, no tiene mucha complicación ni tiene levados eternos, organizándonos bien podemos tenerlos para el desayuno o merienda o incluso para cenar como fue en mi caso.




Hace poco conocí las Bodegas Verum, no puedo estar más orgullosa de los vinos de mi tierra, Castilla la Mancha, aunque ellos de ubican en Tomelloso. La Región manchega es tierra de vinos ( de quesos, miel y de algunas cosas más J )  vinos excelentes que cada vez tienen mas renombre y proyección, como los de  Verum, que han ganado premios internacionales y sus vinos son considerados como u o de los mejores vinos blancos de España.

Así que sin dudarlo me pasé por su tienda de vinos online y selecioné este vino blanco Verum Sauvignon Blanc Gewurztraminer ya que tenía en la cabeza hacer una cena de verano en la piscina con   Bagels de Salmon y me pareció un maridaje estupendo.



Mis consideraciones:
-       Siempre que puedas usa levadura fresca de panadero, tiene más aromas y matices.
-       No confundir con la levadura química o polvos para hornear tipo Royal.
-        Se puede congelar perfectamente, yo siempre tengo un par de cubitos en el congelador y la verdad es que en un ratito esta lista para usar.
-       Yo te doy la cantidad de levadura seca de panadero y la fresca.
-       Cuando vayas a añadir el agua, resérvate un poco de líquido para ir añadiendo si fuera necesario.
-       Si empiezas con la masa el viernes por la tarde, puedes dejar que el primer levado se haga en la nevera toda la noche. Por la mañana das forma, dejas levar y puedes tenerlos perfectamente para el desayuno, un poco tardío como son los desayunos de los sábados o domingos.
-       Otra opción es hacerlos y congelarlos. Sacas 20 minutos antes del congelador, un golpe de tostador y a disfrutar.
-       Los Bagels son deliciosos pero dado la cantidad que tienen de levadura no duran tiernos mas de un día, pero al día siguiente en el tostador siguen siendo una delicia.
-       Los tiempos de levado son orientativos dependiendo de la estación del año en que estemos, en verano menos tiempo y en invierno más.
-       Dentro del horno apagado es buena opción para dejar levar la masa, si es invierno puedes encender la luz para acelerar el proceso.


 La receta de los Bagels es de mi querida Eva del precioso blog Con Aroma de Vainilla. Tengo la suerte de conocerla en persona y es una encanto de mujer congeniamos enseguida. Su blog es maravilloso lleno de recetas estupendas con unas fotografías preciosas.

Cuando tengo que hacer algo de bollería o de masas levadas siempre tiro de mi Glo Las dulzuritas de Glo sabe lo que no esta escrito de masas y lo más importante aguanta mis cien mil preguntas y mis ataques de pánico.
Se que le encantan los higos, así que mañana le llevo unos poquitos, por las molestias causadas…jajajaja.



INGREDIENTES:
Para los Bagels:
Para unos 8 bagels
500gr de harina de fuerza
1.5 cucharadita de sal
250ml de agua templada
1 sobre de levadura seca de panadero (7 gr) o bien 21 de levadura fresca de panadero.
1 huevo L
1 cucharada de aceite de oliva suave
Semillas para decorar
1 huevo batido con un chorrito de nata

Para el relleno:
Salmon ahumado
Queso crema
Tomate
Cebolla tierna
Hinojo o Eneldo
Rúcula



ELBORACIÓN:
Del Bagle:
Tamizamos la harina y la sal y reservamos.
Templamos el agua, importante que no pase de 30 grados porque podríamos matar la levadura.
Apartamos unos 20ml de agua, para añadir posteriormente si fuera necesario.
En el resto del agua templada (que no hirviendo) disolvemos la levadura y añadimos el huevo y el aceite.
Volcamos los ingredientes líquidos sobre los solidos y amasamos, podemos hacerlo a mano o con un robot.
Yo lo hice con la ayuda de mi Kitchen Aid y con el accesorio amasador, esto nos puede llevar unos 10 minutos.
Si en el proceso de amasado ves que te queda muy seca la masa, ve añadiendo el agua que te reservaste.  
La masa es elástica y manejable, no es una masa excesivamente hidratada que se pega a las manos.
Pasamos a un bol engrasado y tapamos con un paño. Dejamos levar un media hora, pero depende de la época del año, lo mejor es mirarla de vez en cuando.
Recuerda que este levado puedes hacerlo toda la noche en la nevera.

Cuando haya doblado su tamaño, la sacamos del bol dejando que caiga por su propio peso y con un cuchillo afilado (nada de desgarrar la masa) hacemos porciones de unos 100gr cada uno, nos saldrán 8 con este peso. Boleamos, hacemos un agujero en el centro y agrandamos porque al levar y hornearse podemos quedarnos sin agujero, que no pasa nada, pero no es lo suyo.
Los ponemos sobre una bandeja engrasada  tapados  con plástico engrasado, pero déjalo flojo para que los bagels puedan crecer.

Dejamos levar otra media hora más o menos, ya sabes que el tiempo es orientativo, pero te dará una pista ver como el bagel se esponja y ya no es una masa compacta.

Precalentamos el horno a 220 grados, yo usé ventilador.

Ponemos a hervir una olla con agua y escaldamos los bagels medio minuto más o menos  por cada lado, os sea,  nada. Nos ayudamos  de una espumadera.
Yo los escaldé de dos en dos por el tamaño de mi olla y porque me era más fácil controlarlos.
Dejamos reposar los bagles sobre una rejilla unos 5 minutos.
Pasamos a la bandeja de horno que habremos engrasado previamente o cubierto con un papel de horno.
Pincelamos bien con la mezcla de huevo y nata, porque esto le da humedad al bagel y lo protege del calor.
Espolvoreamos con las semillas que más nos gusten,  yo compré una mezcla variada que venden en Mercadona.

Horneamos unos 15 minutos o hasta que los veamos dorados.
Los sacamos del horno y dejamos enfriar .
Podemos rellenar con lo que más nos guste, en mi caso como os he dicho me decanté por untar los panecillos con el queso, poner unas rodajas de cebolleta tierna y tomate, unos filetes de salmón que cubrí con la rúcula y unas flores de hinojo (puedes poner eneldo).

 Solo no  queda ya  disfrutar de una cena maravillosa con las personas que escojas.

Si tenéis alguna duda me la podéis dejar aquí o en mis redes FB o IG que yo os respondo encantada.


Este post es patrocinado, pero todas mis opiniones siguen siendo  sinceras como siempre. Gracias por apoyar a las marcas que hacen posible que este blog siga adelante.

¡Se os quiere!