miércoles, 16 de agosto de 2017

Cheesecake de chocolate blanco y arándanos sin horno



Que me muero por un cheesecake, lo sabéis, que me vuelvo loca por los arándanos también, de hecho lo he contado en la receta de este Bundt de Arándanos, donde me volví loca en los bosques noruegos recogiendo arándanos que luego tenía que traerme en el avión…no dejéis de leerlo por favor que vais a pasar un buen rato riéndoos.

No es la primera vez que hago un Cheesecake dearándanos y Chocolate blanco, pero este es completamente SIN HORNO.
Ya sabéis que siempre os imploro que encendáis el horno aunque sean 15 minutos por que merece la pena, pues con esta base de galletas mantequilla y chocolate blanco fundido no hace falta, y ya sabéis que yo no diría esto gratuitamente si no lo pensara, sabiendo lo fan que soy de encender el horno así sea en agosto y a 45 grados.




La única dificultad de este cheesecake es que la receta estaba en polaco, pero no preocuparse que eso ya lo he resuelto yo…jajaja.
El gloogle te hace unas traducciones estupendas….estupendas? bueno yo no diría tanto y menos del polaco.
Pero bueno me busqué las mañas, me lo traduje al francés y al inglés y ahí fui pillando lo que no me quedaba claro.
Sea como fuere no tengo yo muy claro si lo conseguí, pero lo que si os digo es que este cheesecake está para morir lentamente y muy feliz.

Así que confiad en mi y haced esta receta que vais a quedar como señoras.

Por otro lado quiero darle las gracias a Patty Cakepops y Cupackes K&N, por mandarme ese maravilloso tenedor que veis en la foto principal, se lo he visto mil veces en sus fotos y siempre estaba enamorada de él. Os animo a pasaros por su blog porque tiene recetas estupendas que yo tengo en mi lista de pendientes.

Mis consideraciones:
En la cantidad de queso que necesita la receta puedes hacer las variaciones que quieras respetando siempre la cantidad de queso es decir combina mascarpone y queso tipo Philadelphia como gustes hasta llegar a la cantidad requerida en la receta.

En la base del cheesecake puedes usar las galletas que más te gusten como por ejemplo de canela, de especias….

La receta viene con gelatina en polvo pero si quieres usar hojas de gelatina tendrías que poner 9 hojas.

Yo uso una tira de acetato que pongo por todo el borde del molde y que pego con un poquito de celo antes de poner el relleno para que el desmoldado sea más limpio. No es estrictamente necesario pero si muy recomendable, también puedes poner papel de horno, no quedará tan limpio pero si ayudará a que el desmoldado sea más bonito.

Te recomiendo que hagas el filling de arándanos lo primero de todo así estará frio cuando termines de hacer el cheesecake y se lo podrás poner encima directamente. No pasa nada si lo haces después y se lo pones cuando ya lleve unas horas en el frigo.
Pero a mi me gusta que lleve tiempo porque así se va transfiriendo al relleno y le da un bonito color.

Para montar la nata es necesario que tanto la nata como las varillas como el bol estén bien fríos.
En este caso los quesos también los tendremos fríos de la nevera cuando empecemos a trabajar con ellos.

La receta original no lleva azúcar glas, supongo que la señora polaca “no será de dulce”  y yo que “si soy de dulce” le añadí 100 gramos de azúcar glas. Y aún y así no era nada dulce, pero esto ya lo dejo a tu criterio y gusto.
Eso si, es un postre muy contundente aunque no muy dulce, aviso.




INGREDIENTES:
Para la base:
150gr de galletas, yo usé tipo digestive.
100gr de mantequilla
100gr de chocolate blanco

Para el relleno:
500gr de mascarpone
250gr de queso tipo Philadelphia
100gr de azúcar glas.
100ml de nata para montar mínimo un 35% de materia grasa
150gr de chocolate blanco
250gr de arándanos
2 cucharadas de zumo de limón
15 gramos de gelatina en polvo
60ml de agua hirviendo

Para el filling de arándanos (especie de mermelada)
Para ver los ingredientes y la elaboración ve a esta receta Cheesecake de chocolate blanco y arándanos.



ELABORACIÓN:
De la base:
Para un molde desmoldable de 20cm forrada la base con papel de horno y engrasados los laterales.
 Fundimos a fuego lento y con mucho cuidado el chocolate blanco y la mantequilla. También puedes hacerlo en el microondas en golpes de calor de unos 30 segundos.
Tritura las galletas con la ayuda de un procesador de alimentos o bien metiendo las galletas en una bolsa y golpeándolas con un rodillo hasta que se hagan migas (yo lo hago en la Thermomix pero reconozco que esta opción libera mucho estrés).
Mezcla con la ayuda de una espátula la mantequilla, el chocolate y las galletas trituradas hasta que la mezcla sea homogénea y ponla en la base del molde ayudándote de una cuchara.

Para el relleno:
Fundimos el chocolate blanco y dejamos que se atempere.
Montamos la nata y reservamos en el frigorífico.
Ponemos a hervir el agua, vertemos  la gelatina en polvo y mezclamos hasta que se disuelva, dejamos atemperar.
Mientras tanto mezclamos a velocidad baja y con el accesorio pala los quesos junto con el azúcar glas, solo un poco no queremos que se corten.
Añadimos el chocolate atemperado, el limón y la gelatina entibiada  hasta integrar, sin batir demasiado.
Por ultimo sacamos la nata de la nevera y mezclamos con movimientos envolventes hasta que esté todo homogéneo.

Si tenemos, ponemos una tira de acetato por todo el contorno del molde y pegamos con un poquito de celo, también podemos hacerlo con papel de horno, o no poner nada aunque el resultado no sea tan bonito, pero como siempre digo, eso es secundario, lo realmente importante es que el postre esté bueno.
Si hemos hecho  el filling de arándanos con antelación lo ponemos sobre el relleno en este momento y sino,  un poco mas tarde cuando tengamos el filling  frío.
Llevamos a la nevera al menos 5 o 6 horas, puede ser que con 4 sea suficiente, pero no lo se, porque no me he arriesgado nunca, ya sabéis que yo siempre procuro hacerlo por la noche para que la pase en la nevera.
Pasando ese tiempo desmoldamos quitamos el acetato y servimos.

Este cheesecake de arándanos y chocolate blanco sin horno lo preparé para una cena con amigos y realmente fue un éxito, todavía queda un trocito en la nevera, que caerá esta noche como postre, no mío, obviamente…que yo sigo a dieta aunque ya hago excepciones, pero esta noche toca portarse bien.

Espero que os guste y que lo hagáis porque en estas noches de verano es un postre fresquito y delicioso, que nos hará triunfar fijo.

Como siempre os digo, si tenéis dudas me las podéis dejar aquí o en mis redes FB o IG.
Os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Si te propones hacer el mal, te perderás; si te propones hacer el bien recibirás amor inagotable y fidelidad” Proverbios 14:22

Se os quiere