martes, 18 de julio de 2017

Tarta de frutos rojos y bebida de almendras




¡Que pasada de tarta!
Esa combinación de nata, bizcocho jugoso y frutos rojos es para morir de gusto en plena ola de calor.
¡He dicho!
Me encanta toda ella, no os puedo decir otra cosa, me encanta la forma de bizcocho alargado que tiene lo que la hace muy original, me pirran el porrón de frutos rojos que lleva, que sea un bizcocho hiperjugoso por la bebida de almendras que lleva, lo que hace que además sea sin lactosa , que sea super fácil de hacer y que además  solo lleve 20 minutos de horno, todo ello en combinación con la nata (que puede ser vegetal para que sea apta para intolerantes)  hacen de esta tarta de frutos rojos un must para el verano.

Y además no es muy dulce, ideal para aquellos que extrañamente “no son de dulce”.




Mi hija mayor esta estudiando enfermería y una de sus asignaturas este año ha sido Nutrición y siempre me estaba hablando de las cualidades de la bebida de almendras, tales como que es sin lactosa, menos calorías (ahora que estoy a dieta me va de perlas), más fibra y mucha vitamina E y
Excuso deciros que me tenía la cabeza loca, así que cuando desde Almond Breeze me enviaron un lote de bebida de Almendras nos volvimos locas, ella más que yo, la verdad.
Además de todas la cualidades que ella me comentaba, es que está riquísima, con un sabor a frutos secos delicioso.
Además están de concurso puedes ganar una Kitchen Aid con una de tus recetas, para ver las bases del concurso pásate por Almond Breeze .

Así que decidí probarla en un bizcocho  que tenía en mente y que quería hacer hace tiempo, pero vistiéndolo de fiesta para convertirlo en una tarta.


La receta del  bizcocho es del blog Cocinera y madre.

 Mis consideraciones:
Puedes hacerlo en un molde redondo de 23cm
Yo he usado un molde alargado de unos 23 pero si es más largo no pasa nada, saldrá más bajito pero te sirve igual.

Yo he utilizado nata vegetal para que sea totalmente sin lactosa, pero si no tienes este problema puedes usar nata normal con un 35% de materia grasa.
Puedes poner la fruta que mas te apetezca, unos melocotones asados, piña, manzana caramelizada…en fin no sigo que me da algo.

Si no quieres o no te gusta la nata, puedes poner merengue o crema pastelera.

Recuerda que para montar la nata tanto el bol, como las varillas y la propia nata, ya sea vegetal o no, deben estar fríos.

Es un bizcocho muy versátil al que puedes quitar unos 40 gramos de harina y ponérselos de cacao sin azúcar.

Me decidí por la nata vegetal para que fuera una tarta totalmente sin lactosa y porque además la nata vegetal aguanta perfectamente esos riguroso calores de verano, no te preocupes que no se va a desmontar, ni se echa a perder por el calor. Yo la saque´ la repartí, nos la comimos y aguanto perfectamente.

Como te he dicho antes no es una tarta especialmente dulce, así que si tu “eres de dulce”  puedes poner 50 gr más de azúcar a la receta.

La puedes servir medio helada, metiéndola 20 minutos en el congelador y hará la delicia de todos con estos calores, yo lo hice así, y fue un éxito.



INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
4 huevos medianos
200gr de harina
1 sobre de levadura química (15g)
Una pizca de sal
150gr de bebida de almendras
150gr de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
50ml de aceite de oliva suave

Para la nata:
300ml de nata con un 35% de materia grasa o nata vegetal
Si decides poner nata animal tendrás que poner dos o tres cucharadas de azúcar glas al gusto cuando esté semimontada.

Para  cubrir y rellenar la tarta:
Frutos rojos variados, los que más te apetezcan, yo usé fresas, moras, arándanos, frambuesas y grosellas.



ELABORACIÓN:
Del bizcocho:
Precalentamos el horno a 180 grados y engrasamos un molde alargado de los de pan de 23 cm.
En el bol de la batidora ponemos a batir los huevos y el azúcar hasta que blanqueé la mezcla, doble el volumen y  las varillas dejen marcar al batir.
Añadimos el aceite y la bebida de almendras a mano con la ayuda de una espátula  para que no se nos desmonte mucho masa.
Finalmente añadimos la harina que habremos tamizado junto con la levadura y la sal, con movimientos envolventes hasta integrar.
Horneamos unos 20 o 25 minutos.
Pasamos a una rejilla unos 10 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

De la nata:
Monta la nata bien fría en el bol que también estará frío, si la nata es vegetal no necesitas ponerle azúcar, si es de origen animal, añádele azúcar glas al gusto, unas dos o tres cucharadas, cuando este semi montada.

Cuando el bizcocho este frío lo cortamos con la ayuda de una lira o de un cuchillo de cortar pan.
Colocamos la mitad de la nata y una buena cantidad de fruta, colocamos la otra parte del bizcocho y volvemos a cubrir con nata, disponemos los frutos rojos con el mayor arte posible y ¡a disfrutar!



Os animo a hacerlo, es una idea fantástica para el verano muy refrescante,  si tenéis alguna duda me la podéis dejar aquí o en mis redes FB o IG.

Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“La sabiduría dice: Vengan y escuchen mi consejo. Les abriré mi corazón y los haré sabios. Proverbios 1:23

*Este post es patrocinado, pero todas las opiniones son mías,  gracias por apoyar a las marcas que hacen posible que este blog siga adelante :D