martes, 16 de mayo de 2017

Macarons de limón y frambuesas




No se que tienen el limón y las frambuesas que me vuelven loca o será ¿que como estoy a dieta y no puedo probar las cosas se me antojan combinaciones así? Jajaja.

La cosa es que hace poco hice esta Tarta LimonadaRosa, que era de limón y frambuesa, y algo se me quedaría en el subconsciente que al poco tiempo me vi impelida a hacer estos macarons.

Sea como sea, que no se porque extraña razón hoy me ha dado por psicoanalizarme cual psicóloga, como si mi razonamiento tuviera lógica alguna.
 Como os decía, que esta combinación es deliciosa y no podéis dejar de hacerlos, además que os voy a dar dos o tres opciones para el relleno, porque muchas veces lo mejor es la improvisación o mirar por la nevera a ver que tenemos y así no desperdiciamos nada, reciclamos y además tenemos unas recetas de escándalo.




INGREDIENTES:

Macarons:
Para el mazapán:
150 grs de azúcar glas
150 grs de almendra molida
55 grs de clara de huevo, pueden ser pasteurizadas
La ralladura de un limón grande o de dos pequeños o bien unas gotas de aroma de limón.
Colorante al gusto, yo usé Amarillo Melón de Sugarflair.

Para el merengue italiano: Imprescindible un termómetro, a no ser que queráis meter los deditos y hacer la prueba ;)
150 grs de azúcar blanca
50 grs de agua
55 grs de claras, estás si deben ser naturales, IMPRESCINDIBLE.
15 grs de azúcar



ELABORACIÓN:
De los macarons:
Ralla el limón, te recomiendo que uses uno de Microplane ya que hace una ralladura muy pequeña y finita que es lo que necesitamos para poder ponerlos en los macarons, hazla con tiempo y ponla sobre papel absorbente para que se seque o bien dale un golpecito de microondas, sin pasarse, que nos conocemos ;)
 Empezamos haciendo el merengue italiano.
Pon en un cazo el agua con el azúcar, llévalo a ebullición e introduce tu termómetro, cuando veas que alcanza los 1000 empiezas a mezclar en tu batidora las claras con los 15 grs de azúcar, si no tienes una batidora tipo KA, puedes hacerlo con una batidora de dos varillas.
Cuando el almíbar alcance los 1180 lo apartas del fuego y sin dejar de batir,  se lo incorporas al merengue en forma de hilo. Baja la velocidad de tu batidora para que no te salpique el almíbar, que por cierto está ardiendo…
Una vez incorporado el almíbar, sin dejar de batir, tienes que dejar que se enfríe, a unos 350 . Toca el bol con las manos y cuando veas que está a la misma temperatura es que ya está.
Mientras esperas a que se enfríe tu merengue, vamos a hacer el mazapán:

Elaboración del mazapán:
Si tienes Termomix, pulveriza la mezcla de almendra y azúcar glas, sino puedes hacerlo con cualquier picadora.
Luego pásala por un colador, para eliminar los trozos más grandes.
Incorpórale, con una lengua de cocina las claras y la ralladura, si lo haces antes de realizar el almíbar, tápalo bien para que no se reseque, cuanto más lo trabajes  mejor.
 Este es el momento de poner el colorante, en gel o en pasta, o en polvo, nunca  líquidos. Aquí puedes mezclar sin miedo, hasta que veas todo bien incorporado.
Tienes que tener en cuenta que al incorporar el merengue el color baja de intensidad, así que déjale el color un poco más subido de lo que quieres conseguir.
El momento crucial, ha llegado, la hora del  macaronage, es decir de mezclar. Básicamente debe caer de la lengua pero de manera fluida, formando una cinta, es decir que al caer se pliega sobre sí misma y tiende a  desaparecer a los pocos segundos. Pon una boquilla redonda del 12 o del 6 de wilton y llena la manga pastelera.
Podéis usar papel de horno o teflón (yo prefiero el teflón) y usar una plantilla de círculos debajo.
Presiona la manga sin apoyar en el papel o teflón y cuando veas que llega al borde del círculo deja de presionar y haz un pequeño giro, esto ayudará a que si te has quedado corta de macaronage, no se vea el piquito final.
Una vez escudillados espolvorea las semillas de amapola.
Déjalos secar o hacer piel, una media hora, depende de la humedad de tu zona, de si es verano o invierno este tiempo variará,  pero haz la prueba tocando el macaron si no se pega en el dedo es que está.
Yo pongo el horno con ventilador a 1400 uno 9 ó 10 min. De todas formas, puedes levantar el macaron de la esquinita y ver si se despega bien, sino déjalos otro medio minuto o uno más.
Conviene hacer las coquillas un día antes de consumirlos y de rellenarlos. El reposo de 24/48 horas les viene muy bien.
Es decir, los macarons se hacen hoy, se rellenan mañana y se comen pasado mañana.
Los puedes conservar en un tupper en el frigo aguantan bien unos 4 o 5 días.
Puedes congelarlos perfectamente, con o sin relleno, teniendo en cuenta que el relleno sea congelable.



INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

-Puedes hacer esta nata montada con gelatina que hice para la Tarta Limonada Rosa, ajustando las cantidades, yo creo que con media receta tendrías mas que suficiente, y si sobra no pasa nada, te comes la nata con fresas y aquí paz y después gloria…jajaja.

-Puedes hacer un SMBC y añadirle un par o tres o cuatro de una buena mermelada de frambuesas o incluso frambuesas trituradas, puedes ver la receta en esta Tarta de Chocolate y Frambuesa, haz media receta o tres cuartos de receta.

-Puedes también hacer una crema de queso y añadir mermelada de frambuesas o como te decía antes triturar unas frambuesas  como en el relleno de estos Macarons de Limón y Crema de Queso una vez tengas la crema se la añades con la ayuda de una espátula.

Elige tu relleno y una boquilla de tu gusto,  rellénalos y a ¡¡disfrutar!!

Espero que los hagas y que los disfrutes, como siempre te dejo con el verdadero pedacito de cielo.
“Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen del, porque el reino del cielo les pertence.” Mateo 5:3