martes, 3 de enero de 2017

Roscón fácil de chocolate





Que maravilla de Roscón, todavía oigo los vítores y los aplausos de mis niñas y mi marido a la hora de merendar hoy.

Este año quería traeros una receta fácil y sencilla, porque se que muchos de vosotras no os animáis a hacer Roscón  con recetas muy complicadas. Y esta receta de Roscón de chocolate es muy fácil porque no lleva prefermento, ese paso nos lo saltamos.
Este Roscón de Chocolate  queda muy esponjoso,  tierno y aguanta muy bien el paso de los días, si es que se diera el caso de que no se lo acabaran en el momento, cosa que me parece harto difícil.

Lo he hecho esta mañana, así que yo creo que si ponéis atención en las fotos  podréis oler los aromas de esta maravilla. Ya nos hemos merendado todos los roscones individuales que me han salido.

Suscríbete y no te pierdas nada







El año pasado os traje este Roscón de Speculoos y el anterior este Roscón Clásico.

Cuando busco recetas la mayoría de las veces recurro a mis amigas reposteras de Ciudad Real, las Baker&Friends.
En esta ocasión la receta me la pasó mi Ana´s Cake de la que me fio 100% porque  todas las cosas que le pruebo están siempre riquísimas.
En concreto este Roscon de chocolate se lo probé el año pasado en una de nuestras quedadas y le dije tal cual: ¡Te lo copio!
La decoración también es idea suya así que todo el mérito es suyo.

Y otra de mis Baker&Friend es mi Glo Lasdulzuritas de Glo, ella sabe latín sobre masas levadas, masas madre y demás, así que todos los años por estas fechas, tiene que aguantar mis cien mil dudas y mis ataques de pánico…angelico!

Que esta maravilla de Roscón fácil de chocolate esté ante vuestros ojos, es gracias a la Providencia divina, y no es broma.
No se os ocurra poneros a hornear el roscón  y al mismo tiempo poner el lavavajillas, la placa de inducción y el extractor…porque puede pasar que salte el limitador de potencia cuando tienes el roscón 10 minutos dentro del horno.
Así que, antes mi espanto, he tenido que salir a buscar el contador de la luz y cacharrear dentro, con la ayuda de mi marido al teléfono, hasta que he podido volver a tener luz, pero ya habían pasado otros 10 minutos ¡¡sin luz!!!

Así que rezando he vuelto a casa a ver como estaba mi pobre roscón y para mi sorpesa mantenía el tipo, he encendido el horno y he comprobado que seguía subiendo y que en otros 10 minutos más estaba perfecto.
Pero os digo que: ¡He debido sufrir un microinfarto!



MIS CONSIDERACIÓNES:

-       Puedes hacer un roscón grande o dos medianos o uno mediano y unos 5 roscones individuales de unos 60gr cada uno.

-       En la parte de los ingredientes verás que uso azúcar invertido, esto es para que dure tierno más tiempo, puedes hacerlo, comprarlo o sustituirlo por miel que es un azúcar invertido natural. Tambien puedes poner toda la cantidad de azúcar normal, es decir poner 85 gramos de azúcar en total.

-       Si bien es un roscón fácil porque como verás no lleva prefermentos es una acción directa,  es muy importante que respetes los tiempos de levado, porque esto es lo que llena de aromas tu masa, así que organízate bien y dale su tiempo.
-       Si te gusta la receta pero no lo quieres hacer de chocolate, quita los 20 grs de cacao puro sin azúcar y pónselos de harina de fuerza.

-       Resérvate siempre liquido, es decir no pongas toda la leche, resérvate unos 10 ml, siempre es más fácil rectificar el líquido que añadir harina, porque en esa harina que añadimos no contamos la proporción que necesita de levadura, azúcar y sal.

-       Si tienes termómetro de sonda, úsalo para saber si tu roscón está bien cocido, debe marcar en su interior entre 90/98 grados. Si no lo tienes no pasa nada, lo haremos a la antigua usanza.

-       Yo uso agua de azahar que venden en farmacias, no esencia, las esencia vienen concentradas por lo que no podrás poner los 20ml que dice la receta, porque  apestaría a colonia, tendrás que hacerlo un poco a ojo. Aunque te digo que merece la pena la inversión.

-       Puedes usar levadura fresca de panadero (la del cubito) o seca, pero la fresca aporta unos aromas a la masa que no los aporta  la seca.

-       Si cuando tienes el roscón formado y levando en el horno observas que empieza a crecer a lo ancho y no a lo alto, deber hornearlo lo más rápido posible porque esta empezando a sobrefermentar.

-       Si quieres MERENDAR el roscón debes organizarte así:
A última hora de la noche haz la masa, deja levar una hora y  métela en el firgorífico hata la mañana siguiente.
Por la mañana saca el roscón y deja que se atempere esto te llevará una hora y media o dos depende del frío que haga. La masa debe haber doblado su volumen.
Forma el roscón y deja levar una dos horas.
Por último hornea el roscón.
Si empezaste sobre las 8h tendrás tu roscón horneado para las 13.30 más o menos.

-       Si quieres DESAYUNAR el roscón debes organizarte así:
Sobre las 16h haz tu masa y deja levar unas 2 horas más o menos según el clima,  hasta que  la masa haya doblado su volumen.
Forma el roscón y llévalo al frigo toda la noche.
Sobre las 8h de la mañana sácalo y déjalo atemperar una hora y media o dos según el frío.
Hornea el roscón, para las 10.30 lo tendrás listo.
    



INGREDIENTES:
Para el Roscón de Chocolate:
440gr de harina de fuerza
110 gr de leche entera
10gr de Ron o del licor que te guste
2 huevos M
20gr de cacao puro sin azúcar
20gr de agua de azahar
15gr de levadura fresca de panadero (la del cubito) o 5gr de levadura seca de panadero.
6gr de sal
50gr de azúcar
35gr de azúcar invertido o en su defecto miel. Mira las consideraciones sobre este punto.
Ralladura de dos naranjas
80gr de mantequilla sin sal atemperada.

Para el ganache:
250gr de chocolate picado
250gr de nata para montar
30gr de mantequilla

Para la Trufa:
500gr de nata para montar
Azúcar glas al gusto yo puse unas tres cucharadas colmadas
3 o 4 cucharadas del ganache de chocolate
Para la decoración:
Trocitos de Twist , coguitos, malteser y un poco de colorante plateado en polvo para pintar algunos si quieres.



ELABORACIÓN:
Del Roscón de Chocolate:

Pon todos los ingredientes MENOS  la mantequilla en el bol de la batidora con el accesorio gancho y amasa a velocidad media unos 10 minutos. También puedes amasar a mano. Recuerda reservarte un poquito de leche, para ir añadiendo si es necesario, si ves una masa demasiado compacta se la añades hasta que tenga la textura adecuada.
Pasado este tiempo coge una porción de masa y estírala entre los dedos, si no se rompe y se forma una membrana translucida es que ya está la masa. Si no,  amasa otros 5 minutos y haz la misma operación.
Cuando consigas esa membrana añade la mantequilla en trocitos poco a poco y amasa otros 10 o 15 minutos y vuelve a hacer la prueba de la membrana. Ahora tendrás una masa lisa y elástica. La membrana es más transparente y finita ahora.
Deja levar la masa, según quieras el roscón para merendar o para desayunar, mira ese punto en MIS CONSIDERACIONES.
Una vez la masa ha doblado desgasamos, es decir sacamos el aire apretando de manera suave con los nudillos.
Lo que hemos hecho con este levado es favorecer la concentración de aromas, el último levado es el que le da la esponjosidad.
Damos a la masa forma redonda, es decir boleamos e introducimos dos dedos para hacer un agujero.
Después vamos agrandándolo y si es necesario levantamos la masa con las dos manos  la dejamos colgando para que con su propio peso se vaya agrandando el agujero, la vamos girando entre las manos mientras cuelga procurando que tenga el mismo grosor por todos lados.
Una vez que tiene el tamaño adecuado, el centro debe quedar desproporcionado, mucho más grande en relación al roscón, lo ponemos sobre papel de horno y este sobre la bandeja.

Pincelamos con huevo batido y lo metemos en el horno con la luz encendida, así nos aseguramos que la temperatura será de unos 23 o  28 grados. Podemos meter un trapo mojado en agua bien caliente para que aporte humedad.
Cuando vemos que dobla su tamaño volvemos a pincelar con huevo y  horneamos, para ello precalentamos el horno a 190  grados, SIN AIRE, calor arriba y abajo en la parte media baja del horno durante unos 20 ó 25 minutos. 
Para comprobar que esta, puedes usar un termómetro sonda como te digo en MIS CONSIDERACIONES, o puedes tocarlo y ver que suena como hueco, o levantar la base para ver que esta bien cocido. No te pases de hornear porque quedaría muy seco.
Al ser oscuro por el chocolate el clásico: cuando veas que se dora es que ya está no nos sirve.
Pásalo a una rejilla y deja que se enfríe por completo, no lo saques a la terraza, ni al frío, se contraería y se quedaría duro.

Del ganache de chocolate:
Calienta la nata y vierte sobre el chocolate picado, deja pasar un par de minutos y mezcla, cuando esté todo integrado añade la mantequilla atemperada y vuelve a mezclar. Reserva.

De la nata:
La nata, las varillas y el bol deben estar bien frías, mételo todo si puedes 15 minutos en el congelador.
Calienta un poco el ganache para que este fluido.
Empieza a batir a máxima velocidad con el accesorio globo o con las varillas cuando esté semimontada la nata añade el azúcar glas,  y cuando se integre añade las 3 ó 4 cucharadas de ganache de chocolate, da unas vueltas hasta que se integre.



MONTAJE:
Una vez que el roscón esta frio, ábrelo con la ayuda de un cuchillo de sierra de los de cortar pan.
Pon la trufa en una manga y rellena el roscón.
Cubre con la parte superior del roscón.
Calienta el resto de ganache para que caída por el roscón de manera fluida, decora con los chocolates.

Espero que os guste y que lo disfrutéis, si lo haces no dudes en contármelo y en enviarme una foto, me hace una ilusión loca ver vuestras creaciones.

Espero que hayáis sido buenos y que los reyes os dejen muchos regalos.

Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Por ese tiempo, algunos sabios de países del oriente llegaron a Jerusalén y preguntaron: ¿ Donde esta el rey de los judíos que acaba de nacer? Vimos su estrella mientras salía y hemos venido a adorarlo.
Entraron en la casa y vieron al niño con su madre y se inclinaron y lo adoraron. Luego abrieron sus cofres de tesoro y le dieron regalos de oro, incienso y mirra.
Evangelio de Mateo 1:2 y11

¡Se os quiere!