martes, 22 de noviembre de 2016

Macarons de Oreo



¿Que tendrán estas galletitas Oreo?
Fue decirles a mis hijas que había hecho macarons de Oreo y dibujárseles una sonrisa en la cara, para apto seguido inundar la cocina de exclamaciones al probarlos:
¡Mmmm!
¡Ohhh!
¡Que ricos mami!

Suelo tener éxito en casa con los dulces (aunque a veces con estas niñas adolescentes es complicado) pero estos macarons de Oreo me encumbraron a la gloria…jajaja
Todavía quedaban macarons de oreo en la bandeja y ya estaban rogándome que los volviera a hacer…
Para hacer honor a la verdad, estaban riquísimos y se los volveré a preparar pronto.

Pero antes tengo que confesarme…

Ese color tan bonito que tienen los macarons tiene un poquito de edición.
En principio yo quería un color natural, pero no pensé bien, y trituré las tapas de las galletas oreo junto con la almendra y el azucar glas, y quedó una mezcla de color pardo, no muy bonito.
 Así que le puse colorante negro y luego en el Lr avivé un poquito el azul.
Si te gustan así, adelante, pero si los quieres de color natural para que se vean las pintitas negritas de las galletas oreo, tritura aparte las galletas y luego antes de añadir las claras a la mezcla de almendra y azúcar glas se las incorporas y tamiza todo junto.

La receta es del maravilloso blog Cupcakes a gogo, casi tan maravilloso como Belén.



INGREDIENTES:
Para los Macarons:
Para el mazapán:
150 grs de azúcar glas
150 grs de almendra molida
55 grs de clara de huevo, no valen las claras pasteurizadas, porque esas llevan muchos químicos y algo de agua y se desmontan al mezclarlas con el mazapán, lo que se llama macaronage.
6 u 8 tapas de galletas oreo
colorante negro o gris .
Para el merengue italiano: Es muy conveniente un termómetro de azúcar.
150 grs de azúcar blanca.
50 grs de agua.
55 grs de claras.
15 grs de azúcar.
Para el relleno:
100gr de chocolate blanco
100gr de nata
8 galletas oreo troceadas finamente con su relleno



ELABORACIÓN:
De los macarons:
Empezamos haciendo el merengue italiano.
Pon en un cazo el agua con el azúcar, llévalo a ebullición e introduce tu termómetro, cuando veas que alcanza los 100 grados centígrados empiezas a batir en tu batidora a las claras con los 15 grs de azúcar, si no tienes una batidora tipo KA, puedes hacerlo con una batidor de doble varilla.
Cuando el almíbar alcance los 118 grados centígrados lo apartas del fuego y sin dejar de batir,  se lo incorporas al merengue en forma de hilo.
Una vez incorporado el almíbar, sin dejar de batir, tienes que dejar que se enfríe, a unos 35  grados, aquí hay opiniones, unos dicen más o menos grados, pero yo lo que hago es que toco el vaso de la batidora y cuando noto que está pelín más frio que mis manos paro de batir.
 Mientras esperas a que se enfríe tu merengue.

Elaboración del mazapán:
Si tienes Thermomix, pulveriza la mezcla de almendra y azúcar glas, sino puedes hacerlo con cualquier picadora.
Añade las galletas oreo que habrás triturado previamente  y luego pasaç la  mezcla de almendra, azúcar glas y el polvo de galletas oreo por un colador o tamiz fino, un par de veces, desechando lo que no pase,  porque así la coquilla del macaron será más lisita.
Incorpora a la mezcla de azúcar glas y almendra molida las claras sin montar con una lengua de cocina.
Este es el momento de poner el colorante,  en pasta, o en polvo, nunca líquidos o en gel. Aquí puedes mezclar sin miedo, hasta que veas todo bien incorporado.
Tienes que tener en cuenta que al incorporar el merengue el color baja de intensidad, así que déjale el color un poco más subido de lo que quieres conseguir.
Reserva el mazapán tapado con film plástico.
El momento crucial, ha llegado, la hora del “macaronage”, es decir de mezclar el mazapán con el merengue, mezcla hasta que al dejar caer desde la espátula la masa sobre el bol esta se pliega sobre si misma como una cinta.
 Pon una boquilla redonda del 10mm o de 8mm y llena la manga pastelera.
Usa una plantilla y pon encima papel de horno.
Haz círculos, presiona la manga sin apoyar en el papel y cuando veas que llega al borde del círculo deja de presionar y haz un pequeño giro.
Déjalos secar o hacer piel, una media hora, pero haz la prueba tocando el macaron si no se pega en el dedo es que está.
Yo pongo el horno con ventilador a 1400 10 min. Toma estos datos como referencia para ajustarlos a tu horno.
Cuando creas que ya están horneados, puedes levantar el macaron de la esquinita y ver si se despega bien, sino déjalos otro medio o un minuto más.
 Conviene hacer las coquillas 48 horas antes y rellenarlo 24 horas antes de consumirlos.




Del relleno:
Picamos el chocolate y reservamos. Mientras calentamos la nata hasta que casi comience a hervir, vertemos sobre el chocolate troceado y esperamos un par de minutos, luego revolvemos para que la mezcla se vuelva homogénea y agregamos los trozos de galleta.
Llevamos al frigorífico para que la ganache coja cuerpo y podamos rellenar los macarons.
Podemos rellenar los macarons con la ayuda de una boquilla redonda.
Espero que disfrutéis estos macarons, porque harán las delicias de todos, si te animas a hacerlos porfa cuéntamelo y mándame foto, que me encanta verlo.

Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“¡Que todo el honor y toda la gloria sean para Dios por siempre y para siempre! Él es el Rey eterno, el invisible que nunca muere, solamente él es Dios. Amen”
1ª Timoteo 1:14
Se os quiere

Suscríbete y no te pierdas nada