lunes, 25 de julio de 2016

Helados de vainilla y frambuesa







¡¡No insistáis!!
No queda ni uno solo de estos helados de  Vainilla y Frambuesas.
No os va a quedar más remedio que hacéroslo vosotros porque en mi nevera no quedan.
Con esto quiero deciros que no os puedo daros mejores referencia de estos helados,  la vainilla y las frambuesas juntas son   espectaculares y se combinan a la perfección.
Con esta receta de Helados de Vainilla y Frambuesas vuelvo a participar en el #Retoalfabetodulce, que ya lo echaba yo de menos porque es un reto al que no había fallado durante dos años, ni una vez, pero últimamente me había sido imposible. Así que Ana Cook the cake: ¡¡Aquí estoy otra vez!!




La receta es de mi querida amiga Bea Corazónde caramelo,  blog estupendo donde los haya con unas recetas de escándalo y con una autora que es un amor de persona.
Esta receta de helado de vainilla ya la  había hecho otras veces por varios motivos:
-          Si es de Bea es acierto seguro
-          Usa 6 yemas, que para una adicta a los macarons como yo es una bendición
-          No había podido traérosla al blog porque nunca llegó a la sesión de fotos con eso lo digo todo.
Yo sólo le he añadido frambuesas, más vainas de vainilla y los he congelado en estos moldes ideales donde los haya de Silikomart que puedes comprar aquí



INGREDIENTES: 
 500 ml. de leche
250 gr. de nata 35% MG
6 yemas de huevo
125 gr. de azúcar
40 ml. de azúcar invertido, Karo, miel, Golden Syrup, teniendo en cuenta que aportan  sabor. Si eres de dulce añade 10 o 15 gramos.
 2 vainas de vainilla o 2 cucharaditas de extracto de vainilla
75 gramos de frambuesas aproximadamente, puedes poner más o menos totalmente al gusto.



ELABORACIÓN:
Si tienes la heladera del Lidl o Aldi esta receta es grande, mejor redúcela un 15% o un 33%  que son una o dos yemas menos.
Es una receta grande a mí me han salido 8 polos y luego he guardado el resto en un recipiente como helado normal.
Si no quieres hacer los helados simplemente cuando termine la maquina ponlo en un recipiente de cristal o metálico.
En un cazo ponemos a calentar la leche, las semillas de la vainilla o dos cucharaditas de esencia de  vainilla y la nata.
La llevamos  al  fuego medio/alto hasta que rompa a hervir, y en ese momento en apartamos  del fuego y reservamos.
Batimos las yemas con el azúcar y con el azúcar invertido(o lo que hayas elegido) y cuando estén bien mezclados, añadimos esta mezcla al cazo con la leche, lo llevamos al fuego, pero bajo que si no se nos cocinan las yemas.
No paramos de remover por unos 3 o 4 minutos.
Retiramos el cazo del fuego y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente., este paso es importante.
Cuando se enfríe entonces ya podremos  introducirla en la nevera  durante 4 horas o mejor toda la noche.

Introducimos la mezcla en la heladera y seguimos las instrucciones del fabricante.
Cuando termine la máquina coloca  la mezcla en los moldes de helado y el sobrante como te he dicho antes en un recipiente mejor de cristal o metálico.
Si no tienes  heladera, no te preocupes lo puedes hacer igualmente.

Metemos  la mezcla en un recipiente y lo introduciremos en el congelador durante 1 hora. Pasado ese tiempo tendremos que estar pendientes  de  cada 30 o 40  minutos sacarlo y batirlo con fuerza   con la ayuda de  unas varillas y lo volvemos a introducir en el congelador.
Repetiremos esta acción hasta llegar a  las tres horas y ¡listo!
Espero que os guste tanto como a mí esta receta y que si la haces me mandes a alguna de mis redes una foto, porque me hace muchísima ilusión verlas y saber que os gustan mis recetas y las hacéis, porque eso es lo que le da sentido a este blog.

Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia. Porque  es más valiosa que las piedras preciosas: ¡Ni lo más deseable se le puede comparar!” Proverbios 3: 12-14