martes, 28 de junio de 2016

Cheesecake de chocolate sin horno






Queda oficialmente inaugurada la temporada de los cheesecakes sin horno, tengo varios ya en mi linda cabecita que a lo largo de este verano podréis ir viendo y disfrutando.
He querido estrenar esta temporada de cheesecake sin horno  con esta receta de chocolate  de Linda Lomelino que es idealmente ideal.
He de advertiros, este cheesecake de chocolate sin horno es ABSOLUTAMENTE CHOCOLATOSO.
Lo hice para el cumpleaños de una buena amiga, y ella lo describió como : ¡Una explosión de autentico sabor a chocolate!
También he de deciros que es bastante contundente, con un trocito pequeño es más que suficiente, así que este cheesecake sin horno, sale bastante a cuenta porque rinde mucho…jejeje.
La receta es del libro de Linda Lomelino Repostería y estilismo culinario, es un libro sencillamente maravilloso. Lo puedes comprar en Megasilvita  aquí te dejo el enlace.



Y hay una pequeña trampa, la base si va horneada, pero te doy todas mis alegaciones:
-          La base es como una gran cookie de chocolate (si esto no te convence a encender el horno no se que lo hará)
-          Son escasos 20 minutos de horno, o sea, nada.
-          La cookie es absolutamente deliciosa y crujiente, por eso contrasta perfectamente con la untuosidad del cheesecake.
-          Te voy a dejar la receta de la clásica base de galleta que no hace falta hornear sino enfriar en la nevera, por si todas mis alegaciones no te han convencido para que hagas esta maravilla y enciendas el horno. Si quieres ver más recetas sin horno puedes ver  esta Tarta de cerezas sin horno, este Pie de chocolate y merengue sin horno y este Cheesecake de moras, que el verano no detenga nuestra pasión por el dulce, ni nos impida celebrar cualquier evento de amigos o familia.
S



     Como podeis ver he cambiado mis habituales fondos de madera por un precioso mantel cortesía de Lola Poppy Heart, me hizo llegar amablemente este delicioso mantel junto con unas bonitas servilletas. La verdad es que hace auténticas preciosidades con un gusto exquisito. Y a mí este mantel, me vuelve loca, literalmente. No dejéis de pasaros por sus redes y darle un me gusta, su precioso trabajo bien se lo merece.
     Vamos con la receta.







INGREDIENTES:
Para la cookie de chocolate:
75 g de mantequilla
110 g de azúcar moreno
1 huevo L
75 g de chocolate
150 g de harina
2 cucharadas de cacao en polvo
¼ de cucharadita de sal
¼ de cucharadita de bicarbonato
¼ de vainilla en polvo (yo puse un chorrito de esencia de vainilla)
Para la base de galleta sin horno (recuerda que o bien haces la base de la cookie de chocolate o bien haces esta base, según si quieres encender el horno o no):
150 g de galletas tipo digestive
75 g de mantequilla
2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
Para el relleno:
Para un molde desmoldable de 18 o 20 cm.
200 g de chocolate negro
200 g de chocolate con leche (yo puse todo el chocolate negro)
300 g de queso de untar tipo Philadelphia
45 g de azúcar
2 cucharadas y media de licor de café o de café bien cargado
350 g de nata  para montar
250 g de cerezas para decorar, o fresas, o frambuesas o moras o arándanos, la fruta que más te guste



ELABORACIÓN:
De la cookie de chocolate:

Precalentamos el horno a 160 grados. Ponemos un disco de papel de hornear en la base, hazlo un par de centímetros más grande que el fondo, para facilitar el desmoldado. Rocía con spray desmoldante.
Derretimos la mantequilla y dejamos que se templel, mientras vamos picando el chocolate.
Mezclamos la harina, el cacao, la sal y el bicarbonato en un bol y lo tamizamos.
Aparte batimos con unas varillas manuales, la mantequilla derretida, el azúcar, y la vainillas después agregamos el huevo.
A esta masa añadimos la mezcla de harina y por último el chocolate picado. Ponemos nuestra masa de cookie en el molde y horneamos unos 20 minutos y dejamos enfriar, mientras preparamos el relleno.

De la base de galleta (recuerda que te doy esta opción por si no quieres encender el horno para realizar la cookie de chocolate):
 Pica las galletas, no hace falta que queden como polvo, encontrar tropezones más grandecitos lo hace muy interesante. Añade las dos cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.
Derrite la mantequilla y agrégasela a las galletas, mezcla con un tenedor, extiende sobre la base del molde, que habrás forrado con papel de horno un par de cm mas grande, para facilitar el desmoldado. Ayúdate del dorso de una cuchara para que quede más lisito. Deja enfriar en la nevera mientras preparas el relleno.

Del relleno del cheesecake:
Trocea y funde el chocolate en el microondas a intervalos de 30 segundos, pon mucha atención que se quema fácilmente.
Bate el queso, el azúcar el licor de café o el café hasta que tengas una mezcla cremosa, añade el chocolate derretido que habrás dejado que se atempere a mano con la ayuda de una espátula.
Monta la nata, recuerda que tanto la nata como el bol y las varillas deben estar bien fríos, yo los meto en la nevera o en el congelador 15 minutos.  Una vez la tengas lista incorpórasela a la mezcla anterior.
Vierte la masa dentro del molde donde has horneado y enfriado la cookie o la base de galleta según te hayas decido y aplana con la ayuda de una espátula.
Tápala con plástico alimentario y llévala al frigorífico entre 4 ó 6  horas, mejor si es toda la noche.
Con este calor la puedes servir directamente de la nevera, decórala con la fruta que más te guste y ¡a disfrutar!



Esta tarta fue el colofón perfecto a una gran cena, te animo encarecidamente a prepararlas. Si te animas por favor hazme llegar la foto o bien en mi IG @unpedacitodecielo o bien en mi FB Un pedacito de cielo, etiquetame o mencióname para que yo me me entere, que me hace muchísima ilusión verlo, me encanta ver que detrás de estas recetas hay gente que me lee y las hace, porque eso es lo que da sentido a este blog.
Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:
“No os ocupéis solo de vuestros propios interese, sino también procurad interesaros en los demás. Tened la misma actitud que tuvo Jesús. Aunque era Dios, no consideró que el ser igual a Dios fuera algo a lo cual aferrarse. En cambio, renunció a sus privilegios divinos, adoptó la humilde posición de un esclavo y nació  como un ser humano. Se humilló a si mismo en obediencia a Dios y murió en un curso como morían los criminales para salvarnos. Filipenses 2:4-8