martes, 5 de abril de 2016

Oreo Angel Food






Si juntamos en una misma frase las palabras Angel Food y Oreo es normal que empecemos a salivar…jejeje.

Que no conoces el Angel Food? A eso tienes que ponerle remedio inmediatamente.

Yo es que soy muy fan de este bizcocho por varios motivos, uno porque es delicioso suave y esponjoso, no en vano le llaman “comida de ángeles”,  dos porque no lleva grasa de ningún tipo y tres porque tiene muy poquitas calorías.

Si me preguntas si es de dieta, te diría que no exactamente pero es el típico bizcocho que te comerías sin grandes remordimientos…jejeje.




En esta ocasión es menos de dieta por las Oreo y por el merengue que lo recubre, pero si quieres ver el tradicional puedes ver este clásico angel food y ahora que es temporada de fresas este de Cava y fresas.


Hace unas semanas venía un grupo de jóvenes Noruegos y se había preparado en mi iglesia una cena donde cada quien llevaba algo. No se porque a mí me asignaron algo dulce…jeje.

Así que algo con Oreo me pareció una opción más que buena para este grupete de jóvenes que se pirran por cualquier cosa que lleve Oreos…jejeje.


En seguida me acordé de este Oreo Angel Food que le había visto a Yaiza Que cosa tan dulce y que lo tenía en pendientes desde hace mucho tiempo y por fin le llegó su momento. No os perdais su blog porque es precioso!




INGREDIENTES:

Para el Angel Food Cake:

Para un molde de 25cm

465 g de clara de huevo pueden ser pasteurizadas.

1 cucharadita de zumo de limón

2 cucharaditas de cremor tártaro

370 g de azúcar blanca

115 g de harina todo uso

35 g de maizena

60 g de galletas Oreo trituradas sin crema

2 cucharaditas de extracto de vainilla


Para el Merengue Suizo:

3 claras de huevo estas mejor naturales.

150 g de azúcar.

Galletas oreo para decorar.




ELABORACIÓN:

Del bizcocho:


Quitamos la parte blanca a las Oreo, que digo yo que luego habrá candidatos para comérsela, no preocuparse y trituramos la parte negra, asegurándonos de que no queda ningún trozo grande, podemos tamizarlas y así nos aseguramos de que lo que tenemos es solo un polvito fino

Sacamos las claras pasteurizadas una media hora antes de la nevera para que estén a temperatura ambiente y las ponemos en el bol de nuestra batidora, si tienes una tipo KA mejor que mejor, pero sino con una batidora de doble varilla te apañaras muy bien.

Batimos un poco las claras hasta que espumen y añadimos el crémor tártaro y el limón. Si ves que es necesario tamizar el crémor tártaro hazlo, que yo me he encontrado alguna bolita dentro del bizcocho alguna vez por saltarme este paso y es desagradable.


Seguimos batiendo a velocidad media alta hasta que se formen picos blandos es decir que al levantar la varilla el pico que se forma se vence hacia abajo.

Sin dejar de batir vamos añadiendo el azúcar poco a poco y la vainilla luego continuamos batiendo hasta que se formen picos firmes o casi, es decir que al levantar la varilla el pico que se forma se mantiene firme o casi firme.


En ese punto cambiamos al accesorio pala y añadimos las harinas en tres veces a una velocidad baja y si vemos que se nos empiezan a desmontar las claras, pasamos a manual con la ayuda de una espátula…jejeje.

Vertemos la mitad de la masa en el molde que debe tener un agujero en el centro y mejor si es desmoldable, lo puedes encontrar aquí. No debemos engrasarlo porque lo que queremos es que las claras se “agarren” al molde, además ya sabéis que el merengue y la grasa no son amigos.


A la otra mitad de masa que nos queda le añadimos las Oreo bien trituradas con mucho cuidado, algo de miedo y la ayuda de una espátula. Vertemos en el molde.

Con el horno precalentado a 170 grados y en la rejilla del horno horneamos 45 minutos o hasta que al insertar una brocheta esta salga limpia.


Dejamos enfriar el  Oreo Angel Food  dentro del molde boca abajo, para eso son esas patitas que trae el molde, si no lo tienes (que por otro lado ya estas tardando) lo puedes dejar boca abajo ayudándote de una botella.

Pasado esa hora pasa una espátula por todo el contorno del molde y por la base para desmoldarlo.



Del Merengue Suizo:

Ponemos a calentar las claras a fuego bajo o al baño maría junto con el azúcar, cuando la mezcla alcance los 55 grados o al tocarla no notemos los granitos del azúcar la pasamos al bol y comenzamos a batir hasta que se forme un merengue firme y baje de temperatura a unos 35/40 grados.

Para decorarla he usado una boquilla Saint Honoré “a lo loco”  sin seguir ningún patrón idea que le vi a mi amiga Laura Sophie Bakery.

Rellena el agujero del Angel Food con oreos y ralla alguna oreo también. 




Como siempre me encantará responder a vuestras dudas, aquí o en mi página de FB Un pedacito de cielo.

Os dejo una semana más con el verdadero pedacito de cielo:

“Y Jesús dijo: Ha llegado el tiempo del favor del Señor para los hombres” Evangelio de Lucas 4:19






Image and video hosting by TinyPic