lunes, 2 de noviembre de 2015

Bundt Cake de Chocolate & Espresso







Que delicia de Bundt, si te gusta el chocolate denso y aterciopelado este sin duda este tu Bundt. Con un frosting de chocolate y café espresso que es para morirse de gusto. El café no se aprecia, realmente lo que hace es realzar sublimemente el sabor del chocolate por lo que su maridaje es siempre acertado.


Tengo dos noticias que contaros, una buena y otra mala.

¿Por cuál comienzo?

¿Por la mala?

Como destrozar el accesorio pala de tu batidora en 3 sencillos pasos.

1-      Como tu batidora no es una KA te encuentras con que la pala no llega al fondo del vaso, por lo que decides “calzar” con papel el vaso para que suba y la pala pueda rascar el fondo, cosa que consigues, pero tu vaso se bambolea peligrosamente al poner en marcha la batidora llegando incluso a girar sobre si mismo.

2-      Pon la mantequilla fría cortada en cubitos, porque no has tenido tiempo de que se atempere, puesto  que se te había acabado ya que la receta te encanta pero le tienes que hacer unos ajustes para ofrecérsela a tus seguidores como has hecho tres veces la receta   ya no te queda mantequilla y  has bajado corriendo al súper pero  ya se te hecha la hora encima de la comida con lo cual ya no piensas con sentido comun y poner la mantequilla fría, fría y enciendes la batidora aunque ves que hace un ruido muy sospechoso y que el vaso se bambolea y gira sobre si mismo de manera altamente peligrosa.

3-   Por último vete a apagar la alarma que has saltado con las prisas, aunque tu subconsciente, esa vocecita al fondo de tu cerebro, te dice que no es buena idea. Cosa que confirmas cuando oyes un aterrador y espantoso “CLACK”.
  


  La pala se enganchó en la mantequilla dura, el vaso bamboleando y girando en dirección contraria  al  giro propio de la pala hicieron el resto.


Así que veréis que en mi FB estoy compartiendo muchos sorteos de Kitchen Aid…jajaja.




La buena noticia es que estoy estrenando mi nuevo objetivo para mi cámara, el que tenía es un objetivo básico ideal para cuando vas de turisteo, pero para hacer fotos de bodegones que es lo que yo hago se quedaba corto. Así que estoy súper happy con él.

Bueno así es la vida una de cal y otra de arena ¿no?

Vamos con la receta, de verdad que estoy super encantada os la recomiendo encarecidamente, fijaros si me ha gustado que la he repetido tres veces hasta dar con la receta perfecta y bien ajustada, además por ella me he cargado la pala de la batidora, no os queda más remedio que hacerla, contármelo y mandarme fotos!!



Y por fin, estreno mi molde nuevo de Nordic Ware después de estar un mes en casita…aisss!!




INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

110 gr de chocolate negro picado, mínimo 52%.

45gr de cacao puro en polvo sin azúcar.

290gr de agua.

120 gr de harina para repostería.

120 gr de harina con levadura.

1 cucharadita de bicarbonato.

½ cucharadita de sal.

240gr de mantequilla atemperada ¡por Dios!

340 gr de azúcar moreno.

3 huevos L.

170 gr de yogur griego.

1 cucharadita y media de extracto de vainilla.

Para el glaseado:

60gr de mantequilla.

60ml de café espresso recién hecho.

2 cucharaditas de café soluble.

50 gr de azúcar glas, al gusto.




ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a 170/180 grados.

Ponemos a hervir el agua y vertemos sobre el chocolate picado y el cacao, esperar unos minutos y remover hasta que el chocolate esté completamente fundido y reservar.

Tamizamos las harinas junto con el bicarbonato y la sal y también reservamos.

Ponemos a batir la mantequilla A TEMPERATURA AMBIENTE, si tienes en estima tu batidora, junto con el azúcar moreno y batimos hasta que esté esponjosa, esto nos llevará unos tres minutos.

Añadimos los huevos uno a uno  y luego la vainilla batimos e incorporamos el yogur griego. Después vamos agregando la mezcla de chocolate que teníamos reservada alternando con la harina, comenzamos por la harina y terminamos con ella también, en este punto no batas en exceso porque sino la masa se te quedará gomosa es más bien integrar.

Engrasamos nuestro molde bien con spray desmoldante y nos ayudamos con una brochita para que llegue a todos los rincones.

Ponemos la masa dejándola caer por el mismo lado y horneamos sobre la rejilla del horno, para que el calor pase por el agujero del molde.

Horneamos 40/50 minutos, comprueba con una brocheta, si sale limpia es que ya está.

Saca el molde y déjalo enfriar 10 minutos sobre la rejilla y desmolda.

Si no tienes este tipo de molde puedes usar uno rectangular de pan, pero observa el tiempo de horneado que puede variar.

Esta receta es asequible para todo el mundo, así que no hay excusa para no hacerla, si te da pereza, recuerda todo lo que he sacrificado para traértela…jajajaja.


Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:

“Los que conocen tu nombre confían en ti, porque tú, oh Señor, no abandonas a los que te buscan.” Salmos 9:10















Image and video hosting by TinyPic