martes, 8 de septiembre de 2015

Key Lime Pie





Hola cielit@s este postre me encanta, es un clásico pero es que es de mis favoritos y se ha convertido en el postre estrella de este verano, pese a que había que hornear un poquito, pero bueno ya sabéis que yo no me achico por cualquier cosa y menos por el verano más caluroso desde 1880…

Lo dicho,  la frescura y acidez  de la lima junto con el dulzor y ligereza del merengue lo hacen ideal como prostre veraniego, pero vamos que en otoño, invierno y primavera me parece igual de ideal…

En esta ocasión bien preparado con base de galleta que es más fácil de hacer que una masa, porque luego muchas de las que me seguís me comentáis que si la receta es un poco complicada se os hace cuesta arriba hacerla, pues con esta receta no tenéis excusa ya que es fácil de elaborar con un resultado excelente.




La receta se la probé a Alma de Objetivo Cupcakes perfecto en el curso que hice con ella en Madrid como premio al concurso que gané en Canal Cocina, me gustó tanto que la he repetido hasta la saciedad.





INGREDIENTES:

Para la base:

125grs de galletas machacadas.

30grs de azúcar (yo no le puse nada).

70grs de mantequilla derretida.

Para el relleno:

4 yemas de huevo M.

390grs de leche condensada.

120ml de zumo de lima.

2 cucharaditas de ralladura de lima.

Para el merengue suizo:

3 claras (yo solo puse dos)

165gr de azúcar blanco.




ELABORACIÓN:


Precalentamos el horno a 180 grados.

Para un molde redondo de unos 23cm o alargado de 30cm.

Mezclamos las galletas machacadas,  que puedes elegir las que más te gusten yo hice un mix, porque vivo lejos de la ciudad y no tenía suficientes galletas, así que cayeron unas de fibra y avena, unas galletas Cuétara dorada y por último unas galletas de espéculos que vinieron a salvar mi tarta, al día siguiente nadie encontró una mísera galleta para desayunar…

Como os decía mezclamos las galletas con el azúcar (si es que le pones) y la mantequilla, engrasamos bien el molde, que no tiene por qué ser alargado puedes ser redondo que es lo que tenemos en casa normalmente, a no ser que sea una repostera aficionada a las compras reposteriles. Extendemos la mezcla ayudándonos con el dorso de una cuchara subiendo por los bordes un poquito.

Horneamos 10 minutos a 180 grados o hasta que se dore un poquito.




Mientras ponemos en el bol de la batidora con el accesorio de las varillas, las yemas hasta que blanqueé, seguidamente sin para de batir incorporamos la leche condensada, cuando la mezcla esté homogénea añadimos la ralladura de lima y el zumo y batimos bien hasta integrar.

Echamos en el molde el relleno y volvemos a hornear unos 15 minutos o hasta que veamos que esta cuajado.
Dejamos enfriar por completo y lo metemos en la nevera como mínimo un par de hora y mejor si es toda la noche.


Calentamos las claras junto con el azúcar al baño maría hasta que se disuelva el azúcar y al tocarlo con los dedos no lo notemos, si tienes termómetro esto sucederá mas o menos a los 55 grados.

Ponemos a montar el merengue hasta que haga picos duros y el merengue sea muy firme y se enfríe hasta los 35/37 grados esto  te llevará unos 5 minutos como mínimo, hasta unos 10. Se puede hacer con claras pasteurizadas pero te tardará más en montar, y como hemos usado 4 yemas tendrás las claras…


Pon el merengue en una manga pastelera con la boquilla que más te guste o simplemente extiéndelo y con una espátula de manera rústica como he hecho yo.


Si no te atreves con el merengue suizo puedes hacer un merengue francés, el de toda la vida,  como te explico aquí.




Es el momento de reconciliarte con tu soplete.
Si, ese que compraste en un arrebato reposteril porque en la tienda Casa estaban a 10€ y pensaste en hacer crema catalana.

Yo al principio tenía que llamar a mi marido, momento damisela total, pude parir a mis dos hijas sin epidural y no podía encender un SOPLETE!


Pero me sobrepuse a mí misma y con la ayuda de mi amiga Ainhoa de Cookcakes de Ainhoa conseguí aprender, aunque casi le prendo fuego al taller de Alma…


Si no tienes soplete porque no sufriste ese arrebato reposteril, puedes encender el grill de tu horno a todo lo que dé y cuando esté muy caliente meter la tarta 1 minuto o dos tendrás que estar muy pendiente.



Ya tienes este magnífico postre ideal para este tiempo, porque no olvidéis que todavía nos queda el veranillo de San Miguel.


Espero que os haya gustado la entrada, me encanta leer vuestros comentarios, me hacen ilusión y los contesto todos. Si te gusta la receta compártela en tus redes para poder llegar a más amigos.


Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:

“En cambio todos los que escuchan a la sabiduría vivirán en paz, tranquilos y sin temor del mal” Proverbios 1:33





Image and video hosting by TinyPic