lunes, 25 de mayo de 2015

Tarta Mariposas de Piña y Nata #Retoalfabetodulce



 



Que estéis leyendo esta entrada es un verdadero milagro!!

Me ha pasado de todo, tanto que no se ni por donde empezar, pero lo haremos como siempre por el principio.

Hacer repostería no se me da mal, por eso tengo este blog, pero lo que es la informática…para mi es como intentar escalar el Everest cada vez que surge una mínima, pequeña, ínfima dificultad.

Si tienes un ordenador que ya está pidiendo a gritos la jubilación y le metes cienes y cienes de fotos, la cosa se pone  muy crítica.

Así que en pro de aliviar a mi ancianito mi maridín que es un santo, me compró un disco duro externo con medio terabite (bonito palabro), es decir con mucha, muchísima capacidad.


De eso hará un año más o menos y mientras mi ordenador soportando cada vez más fotos.

¿Porque tanto tiempo, os preguntareis? Ese es el que he necesitado para  reunir el coraje suficiente como para enfrentarme a el. Pero se ve que no fue suficiente porque tuve que llamar a mi prima Sonia, a que me pasara las fotos al disco duro extraíble. Mi prima es mi ángel de la guarda en materia de informática, autora del diseño del blog y de mi página.

Después de repasar y repasar y vuelta a repasar que teníamos copiadas todas las carpetas procedimos a borrarlas del ordenador.

-Mi prima: Vamos a repasar otra vez!

-Yo:¿Pa que?

-Mi prima: Nunca se sabe, y esto de borrar siempre me da miedo

-Yo: Anda ya, seguro que está bien

Aún así lo repasamos, y procedemos a borrar.

-Lo borro de la papelera, para que el ordenador vaya mejor?

- Claro

-Seguro?

-Que si! No seas pesada         

 …




Excuso deciros que las fotos de esta última entrada NO ESTABAN!

Las de mi preciosa Tarta de Piña y Mariposas.

Así que ayer por la noche mi santo marido, buscó un programa para recuperar los archivos de la papelera de reciclaje.

Pero sabéis cuantos archivos hay en una papelera de reciclaje?

Efectivamente cienes y cienes…..

No había manera humana de dar con las fotos dichosas, ya eran cerca de la una de la madrugada.

Hasta que a mi maridin que a parte de un santo es muy listo, se le ocurrió pasarle el programa a la tarjeta de la cámara.

Y gracias a Dios ahí estaba todo.

Pero ahora había que recuperarlas…y el programa decía que si no pagabas, que lo hicieras una a una…sabéis cuantas fotos hago yo de cada entrada? Exactamente…cienes y cienes.

Pero ahí no acaban mis desgracias, que el ordenador se lo llevaba mi marido para formatearlo y no tengo editor de fotos en otro ordenador, así que me tocó hacerlo de madrugada para hoy llegar a tiempo al Retoalfabetodulce que organiza Ana de Cook de Cake, y este mes el ingrediente era la Piña.

Bien, pues con tiempo suficiente me pongo para realizar la entrada: JA!!





Ahora tenía que acceder a mi panel de control de Blogger y mi prima en pilates!!

Pedí socorro a media blogosfera, he de decir que muchas como yo,  ni idea…jajaja.

Al final recordé que lo tendría en favoritos, y así era pero en el Explorer y no en Mozilla…..

Bueno, que aquí estoy, así que espero que os guste mucho, muchísimo esta entrada, porque me ha costado parirla, un riñón y parte del otro…

Cuando dijeron piña me vino esta tarta a la mente, fue un topten por unos años al principio del boom de de los Blogs de repostería americana/inglesa, se vio hasta la saciedad hace unos 7/8 años. La decoración es muy sencilla y muy mona.

Yo le he dado un toque más moderno haciéndola en un Layer más alto usando moldes de 15 cm.

Esta tarta de Piña y nata es ideal para este tiempo que ya vamos entrando en calores. Porque es  muy refrescante.
Del Blog de María Lunarillos




INGREDIENTES:

PARA EL BIZCOCHO GENOVES:

Para 3 moldes de 15cm o para un molde de 23cm. (en este caso deberás abrirlo por la mitad)

  • 4 huevos medianos
  • 125 g de azúcar
  • 125 g de harina floja
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de limón o de naranja (yo puse una cucharadita de extracto de vainilla)
  • 40 gr de mantequilla fundida(otra versiones no la lleva, yo opté por ponérsela para hacerla más jugosa,  ya que no iba calada con almíbar)

ELABORACIÓN:

Precalentar el horno a 180 grados, debe estar bien caliente para este bizcocho.

En tu bol de la batidora pon los huevos el azúcar y la pizca de sal y con le accesorio batidor (globo) bate durante 10 minutos, hasta que al dejar caer la mezcla esta forme una cinta (punto de cinta) Puedes hacer este paso al baño maría si no tienes batidora KA.

Añadir la mantequilla

Tamizamos la harina y se la añadimos a la mezcla anterior con movimientos envolventes con la ayuda de una espátula.

Engrasamos bien con spray desmoldante (o con mantequilla y harina) nuestros moldes, yo suelo poner un disco de papel de horno en el fondo para facilitar el desmoldado.

Hornear por 20 minutos o hasta que al insertar una brocheta esta salga limpia.

Dejamos templar sobre una rejilla, procedemos a desmoldar con cuidado que son frágiles envolvemos en plástico y reservamos mejor hasta el día siguiente, si por logística no puede ser dejar reposar al menos unas horas, cuantas más mejor para que la miga se asiente.

INGREDIENTES RELLENO Y FROSTING:

  • 6 hojas de gelatina
  • 350 g de piña en almíbar
  • 400 g de nata para montar
  • 150 g de azúcar

Para la cobertura:

  • 400 g de nata para montar
  • 150 g de azúcar
  • 2 sobres de estabilizante para nata (Si la nata es Ermol, no hace falta estabilizante o nata vegetal)
  • 4 rodajas de piña en almíbar
  • 4 fresas
  • 1 lima
  • 2 cucharadas de pistachos finamente picados





ELABORACIÓN:

Se moja la gelatina en agua fría hasta  que se haya hidratado.

Escurrimos la piña y la trituramos con la batidora.

Escurrimos la gelatina hidratada y le añadimos la piña, lo llevamos al fuego hasta que la gelatina se haya desleído completamente. Llevamos al frigo hasta que se enfrie.

Mientras podemos montar la nata, cuando monte un poco le añadimos el azúcar.

Habremos tomado la precaución de que la nata este bien fría, yo a veces  a pesar de tenerla en el frigo cuando empiezo la preparación la paso al congelador. Las varillas y el bol también si te cabe.

Le añadimos la piña con la gelatina que ya estará fría.

Procedemos a rellenar la tarta, a mí me sobró bastante relleno ya que mis moldes eran más pequeños….pero no fue problema que alguien se la comió de postre…

Llevamos al frigo mientras montamos el resto de la nata para cubrirla, añadimos el estabilizante cuando la nata este semimontada junto con el azúcar.

Cubrir con nata es más complicado, es difícil dejarla más fina, así que dado, que yo soy vintage rústica la dejé con ese aspecto..

Puedes pasar una espátula metalica bien caliente para alisarla.

Si quieres ver como cubrir un layer mira esta entrada Carrot Cake.

Para hacer las mariposas, no preocuparse es muy sencillo, vamos que he podido hacerlo yo sin necesidad de tomar una master class.

Partimos las rodajas de piñas en 4 (yo usé las rodajas grandes)

Las secamos bien con papel y le hacemos unos cortecitos en forma de triangulitos para semejar las alas.

Partimos las fresas en  octavos para semejar los cuerpos.

Y por últimos usamos la piel de la lima para hacer las antenitas. Cuidado de no perder ninguna por el camino como me pasó a mi y se ve en las fotos!

Tritura los pistachos y espolvorea la tarta, yo los compré ya pelados y sin piel, porque ya me pasó que los trituré con piel y queda un color amarronado que es horroroso!

Colocar estratégicamente por tu tarta y: Tachán! Una preciosidad de tarta.

La llevé para desayunar con las mujeres de mi iglesia y me traje el platito vacío, buen síntoma!

Os dejo como siempre con el verdadero pedacito de cielo:

“Clama a mí y te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces. Jeremías 33:3