lunes, 2 de marzo de 2015

Monkey Bread






Hola cielit@s, ya estoy aquí  con receta nueva, y que receta! Si os gusta la canela y desayunar o merendar un dulce recién salido del horno, tenéis que probar este Monkey Bread, de escándalo.

Como sabréis estoy en el grupo Reto-Recetas traducidas, y como estamos locas perdidas nos lo pasamos bomba proponiendo y haciendo retos. 



Yo gané el reto anterior con mi Roscón de Reyes, y propuse cinnamon rolls lo más originales posibles y sus múltiples variaciones, aparecieron un montón de ideas y de recetas que nos enriqueció mucho a todas.

Yo contribuí con este Monkey Bread o Pan de Mono, súper popular en USA donde es muy apreciado y normal desayunarlo.


Su nombre puede deberse a la forma de comerlo, ya que se van cogiendo las bolitas con la mano o al árbol africano Boabab cuyo fruto está formado por bolitas y de aspecto harinoso. Sea como fuere es algo que realmente tenéis que probar.


Se hornea tradicionalmente en molde de Bundt, estos que tienen un agujerito central, aunque yo los he visto en un molde de pan, estrecho y alargado y también quedan muy bien.

La receta es de Food and Cook



INGREDIENTES


Para la masa

600 gr. harina común (en ocasiones he utilizado también la de de repostería)

300 ml. de leche

60 gr. azúcar

1 huevo

70 gr. de mantequilla

2 cdtas. de levadura seca o 21 gr de levadura fresca.

1 cudta de sal


Para el rebozado

350 gr. de azúcar moreno

3 cdtas. de canela (opcional una puntita de Quatre Epices, o una puntita de jengibre, nuez moscada, cardamomo, clavo…)

150 gr. de mantequilla





ELABORACIÓN:

Ponemos la mantequilla en cazo y la derretimos a fuego suave.  Reservamos.

Calentamos la leche hasta que esté templada, añadimos la levadura seca o fresca, y removemos hasta que se disuelva.

en el bol de la batidora eléctrica (en mi caso de la KAA)  ponemos la harina, hacemos un pequeño hueco en el centro y añadimos el huevo batido, el azúcar, la sal, el huevo batido, la mantequilla y la mezcla de leche y levadura, batimos con  el accesorio pala hasta obtener una masa homogénea. 

Seguidamente ponemos el gancho lo amasamos durante unos 10 minutos. Nos debe de quedar una masa suave, brillante y elástica.



Puedes hacerlo  manualmente, sólo tienes que mezclar todos los ingredientes en un bol hasta formar una masa homogénea, y luego seguir amasando hasta conseguir que nos quede una masa elástica.

Una vez tengamos nuestra masa preparada la colocamos sobre la superficie de trabajo, ligeramente enharinada, y la trabajamos con las manos un poco hasta conseguir formar una bola suave, brillante y sin que se nos pegue en las manos.




Seguidamente pasamos nuestra masa a un bol engrasado, para ello lo pincelamos suavemente con un poco de aceite de girasol o con spray antiadherente, luego depositamos la masa.  Lo tapamos bien con un paño de cocina grande y lo dejamos reposar durante 1,5 horas en un lugar cálido y sin corrientes. 

El horno es buena opción, pero no lo enciendas eh?

Un rato antes de que termine de levar nuestra masa preparamos los ingredientes para el rebozado, fundimos la mantequilla, otro bol ponemos el azúcar moreno junto con la canela y si nos hemos animado las demás especias mezclamos bien y reservamos.



Ahora que ya tenemos nuestra masa lista, la sacamos del bol y la depositamos sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada, la extendemos formando un cuadrado y la cortamos en trozos (no demasiado pequeños). 

Con cada uno de los cortes formamos una pequeña bola y las vamos depositando sobre una bandeja. 

Ahora las rebozamos, para ello vamos mojando cada bola en la mantequilla (mejor hacerlo con un tenedor), seguidamente las pasamos por el azúcar, y las vamos colocando sobre el molde donde las vayamos a hornear, este debe de estar previamente engrasado con el spray antiadherente. 

Una vez que tengamos todas nuestras bolas terminadas y depositadas en el molde, lo tapamos con un paño de cocina y lo dejamos reposar otra vez durante unos 40 minutos.


Transcurrido el tiempo, lo introducimos en el horno, precalentando a 180º y lo dejamos hornear durante 35 minutos. 

Pasado el tiempo, lo sacamos del horno, lo dejamos durante unos 3 minutos en el molde, le damos la vuelta sobre el plato donde lo vayamos a presentar y a meter las manos y comérnoslo calentito, pero sin quemarnos eh?




Si te sobra, cosa rara, pero pudiera pasar, los envuelves bien con film, cuando  te apetezca le das un golpecito de calor en el micro y estupendo.

Si lo haces con levadura fresca, mejor que mejor, aguanta más tiempo tierno y tiene mejor sabor.
Puedes dejar levando en el molde toda la noche en el frigo y por la mañana lo sacas dejas que se atempere unos 20min y al horno!


Como siempre os dejo con el verdadero pedacito de cielo:

“Probad y ved que el Señor es bueno, ¡Qué alegría para los que se refugian en Él! Pues el ángel del Señor es un guardián que rodea y defiende a todos los que le temen.”

Salmo 34: 7-8




Image and video hosting by TinyPic