martes, 1 de julio de 2014

Pastel de Tres Leches y Salsa de caramelo de Maple








Hola cielit@s, la receta que os traigo hoy es ideal para el verano, a mí me ha encantao!

Esta tarta se la vi a Laura de Sophie Bakery y su blog Chocolate &Vainilla. 


Laura me merece toda la credibilidad del mundo, es una mujer encantadora, cercana y que si puede ayudarte siempre lo hace, vamos un cielito de mujer, no dejéis de visitarla en FB y en su blog, os va a encantar!



Así que cuando vi esta receta no me pude resistir, le tenía ganas desde hacía tiempo pero ya sabéis amigos y amigas reposteros, que nuestra lista de pendientes es eterna y no solo eso, sino que cada día se hace más larga…jeje.


Tuve la ocasión de tomarme una coca cola zero con ella en Gandía y me dijo que la receta era para 6 personas….pa que queremos más!

Ya me conocéis, que parezco del mismo Bilbao, oye! 


Así que doblé las cantidades, pero he de decir que deben ser 6 personas que se pongan una buena ración, y la verdad no me extraña porque está deliciosa y con el calor entra fenomenal, demasiado bien, diría yo…





Teníamos en mi Iglesia una reunión con matrimonios, donde tenemos una pequeña charla y luego nos quedamos a cenar y cada matrimonio trae su cena para ellos y un poquito más para compartir, porque luego lo ponemos todo en una mesa tipo buffet.


Como seriamos unas 25 personas, doblé la receta como os he comentado.

Ya os he dicho que esta receta en muy muy conocida en toda Latinoamérica ¿no?


Pues yo no caí en la cuenta  que más o menos la mitad de los matrimonios eran latinos….latinos!!!!!


Entro yo por la puerta con mi tarta maravillosa de Tres Leches….
Entonces mi cerebro hace click…y ¡¡cae en la cuenta!!


¡¡Pánico absoluto!!


A ver, que yo la llevo entre españoles y a todo el mundo le parece estupenda, pero ahora el jurado iba a ser muy muy entendido y especializado.




Así que,  ¿que iba a hacer?


Ya estaba en la puerta con la tarta en las manos…y empiezo a tomar nota mental: Ecuador, Bolivia, México, Chile, Argentina….

Pánico escénico total…

No creais, que pensé la guardo, la escondo, la tiro, me hago la sueca…


También pensé Laura por Dios, no me defraudes…jajajaja.


Que no pasa ná, que son supermajos y me quieren y son fan de mis tartas…pero una se pone el listón muy alto y luego le empieza a temblar el alma.


Es como si viene un extranjero y me hace un pisto manchego o una paella…pues hombre…¿no?
Me sentí peor que en el dichoso casting de no se que programa...


El fatídico momento de los postres llegó, además por casualidad solo estuvo mi tarta de postre ese día, así que todo el mundo lo iba a probar….que guay más presión…jeje.


Menos mal que soy muy exagerada y llevaba un señor pastel.

Empecé a repartir, empezaron a probar…


Yo contenía el aliento y miraba sin disimulo los platos…

Y para mi descanso, todos los platos se vaciaron, repitieron y alguno se llevó a casa para sus hijos!


Bien!

Ole!




Que descanso…jajaja…eso si empezaron a lloverme ideas, pues la puedes hacer con café, con güisqui, con ron…


La única cosa que todos dijeron es que en sus países es todavía más mojada, pero que de sabor excelente.


Para mi gusto español así está bien, pero si la quieres probar un poquito más húmeda añade al baño de leches 1/3 más y luego me cuentas. Yo la próxima vez que la haga lo haré, así que el primero que se lance a hacerla que lo cuente.


He hecho dos pequeños cambios a la receta de Laura, la salsa de caramelo salado es de Maple o de Arce, y en vez de poner bolitas de cereal recubiertas de chocolate, he puesto cookies de chocolate blanco….bueno y he doblado la receta no fuera ser que faltara…


Yo os pongo la receta para 6/8 personas.




INGREDIENTES:


BIZCOCHO:

3 huevos

120 grs harina

1 cucharadita levadura en polvo

60 grs azúcar

Para el baño:

120 ml de leche condensada

120 ml de leche evaporada

120 ml de nata líquida


COBERTURA:

120 ml de nata fresca espesa

50 grs azúcar glas

1 cucharadita de extracto de vainilla

2 o 3 cookies de chocolate blanco 


SALSA DE CARAMELO SALADO DE MAPLE:

- 16 cl de nata

- 80 g de azúcar

- 30 g de mantequilla, cortada en cubitos

- 3 cucharadas de jarabe de arce

- 1 pizca de sal 




ELABORACIÓN:



  •  BIZCOCHO:

Precalentamos el horno a 180º  o a la temperatura que tu suelas hornear, tu mejor que nadie conoces tu horno!

En un bol batimos las 3 yemas con el azúcar hasta que estén espumosas. En otro bol batimos las claras a punto de nieve. Poco a poco vamos añadiendo las yemas con movimientos envolventes y posteriormente la harina y levadura del mismo modo. Tenemos que tener mucho cuidado para que no se nos bajen las claras.

Vertemos en un molde engrasado e introducimos en el horno aproximadamente 18-20 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente.


BAÑO DE TRES LECHES:

Mezclar las tres leches hasta que estén integradas y pinchar con un palito de brocheta todo el bizcocho. Este es un buen momento para liberar estrés y tensiones asaetando el bizcocho…cuanto más lo perfores mejor se filtrara el baño.

Seguidamente vierte de manera uniforme toda la mezcla de tres leches...tapar con film transparente y dejar en el frigorífico toda la noche, para que el bizcocho se embeba del baño.


COBERTURA:

Batimos la nata espesa con el azúcar y el extracto de vainilla a baja velocidad para que no se corte. Una vez que este integrado, extendemos con una espátula sobre el bizcocho sin alisarlo demasiado... mucho mejor si queda irregular.


 SALSA DE CARAMELO SALADO DE MAPLE:


Si no tienes sirope de Maple o de Arce y no te quieres gastar 5€ , que yo lo entiendo, a mí es que me lo traen de USA, puedes hacer la Salsa de caramelo normal, que puedes ver aquí.

Calentar la nata en un recipiente en el microondas o al fuego. Mientras tanto, en una olla o sartén, verter el jarabe de arce con el azúcar. Cocinar a fuego medio sin revolver durante 5 minutos, hasta que tenga un tono ámbar. Si queremos que se perciba el sabor del Maple no debemos dejar que se oscurezca mucho.


Retirar del fuego, añadir la mantequilla en cubos, revolver con cuchara de madera, agregar la nata que hemos puesto a hervir y la sal marina. Ponerla de nuevo al fuego y llevar a ebullición, removiendo con una cuchara de madera, de 3 a 5 minutos. 


Cuando añades la nata, hay que tener muchísimo cuidado, porque hierve junto al caramelo y hace el efecto de la leche cuando se calienta demasiado y se sale del cazo.

Que luego si no te has quemado, que ya es de agradecer,  hay que sacarlo de la placa, …que no me ha pasado a mí que me lo han contao..

 Verter  la salsa en una salsera (o un bote, vaya!) y dejar enfriar, es conveniente, que luego nos quemamos los deditos...cosa que jamás me ha pasado a mí.





 MONTAJE: 

Ponemos la nata agria con el azúcar, a grosso modo, y vertemos la salsa de caramelo, al gusto, yo no puse mucha porque no sabía si iba a ser demasiado dulce…que luego ya sabes que hay gente muy tiquismiquis, que después de pasarte la mañana en la cocina, te dicen: Yo es que no soy muy de dulce…jejeje…como si eso fuera un problema alguna vez.


Yo que si soy de dulce, le hubiera puesto más y me hubiera quedado más a gusto que un arbusto.

Pero también para complacer a todo el mundo podemos dejar la salsera al lado por si alguien le quiere añadir.


Picamos las galletas de forma basta, unas más gruesas que otras y se las ponemos por encima, esto último mejor hacerlo justo antes de servir para que no se reblandezcan y tengan ese punto crunch.

Os animo a hacer esta receta, es también de las sencillas y creo que asequibles a tod@s, y en verano va de lujo.




Os dejo con el verdadero pedacito de cielo:


“Sólo el Señor es mi refugio, mi lugar seguro, Él es mi Dios y en  Él confío”

Salmo 91:2



Image and video hosting by TinyPic