lunes, 10 de marzo de 2014

Cake de Chocolate y Philadelphia




Hola Cielit@s, ya tenía yo ganas de traeros otra recetita después de que la semana pasada no la hubiera  porque dediqué la entrada a  los premios recibidos.
  
Contaros también que participo en el Carrusel de blogs de Gaby, es un evento donde enlazamos algunas de nuestras entradas y luego votamos el que más nos gusta y en esta ocasión el más votado fue este blog, estoy muy contenta y muy agradecida a todos los que se han pasado por este rinconcito y se han quedado; ¡Gracias!

Dicho esto,  que tenía ya mono de traeros otra receta y explicotearla bien explicoteá!
Hoy os traigo una receta maravillosa, por dos motivos, por su sabor denso, aterciopelado e intenso a chocolate y porque es relativamente sencilla  de hacer, se que os gusta mucho que os traiga Layer cake (tartas de pisos como el Layer Cake de Chocolate blanco y el Layer Cake de Caramelo y Fresas). 

Pero también es verdad que las recetas sencillas son las que más hacéis, porque luego me lo contáis y esta es fantástica, se viene conmigo a casi todas las salidas, al campo, cuando vamos de viaje y comemos en el camino, porque se traslada muy bien y da un resultado buenísimo, vamos que si te gusta el chocolate esta es tu receta junto con el brownie.



Pero que no os pase como a mí, que nos íbamos de vacaciones junto con dos familias amigas a Galicia y teníamos planeado comer en algún área de servicio al aire libre, así que yo dije;
-Genial!
-Preparo el filichoc (como le llamo familiarmente), junto con el consabido pollo empanao y su mejor amiga la tortilla de patata.
- Mete las maletas!
- Coge las llaves!
- no te dejes a la niña!
- ¿lo tenemos todo?
- Si!
- Si?
¡El filichoc envueltico y bien tapaico en la nevera una semana!
¡Argffff!

Pero oye, que como no se abrió la nevera en todo ese tiempo, y bien envuelto, que estaba fenomenal, y en una sentá nos lo comimos entre todos, o sea que además aguanta bien…jejeje.
Venga que me enrollo como siempre, os dejo con la receta, que por cierto es de El rincón de Bea, no os digo más.



INGREDIENTES: 

100 gr. mantequilla
125 gr. azúcar
200 gr. queso Philadelphia
3 huevos
1 vaina de vainilla
150 gr. chocolate de cobertura 70%
100 gr. pepitas de chocolate o bien un buen chocolate troceado con la ayuda de un cuchillo.
150 gr. harina
1 cucharada de levadura en polvo.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 150º ( Bea recomienda los 170 grados, pero para mi gusto prefiero menos grados, para que se haga bien por fuera y no se me reseque demasiado el exterior) Pero tu mejor que nadie conoces tu horno.

Engrasamos  un molde de cake alargado de 23 cm.
Derretimos al baño maría el chocolate de cobertura y reservar, como es el ingrediente principal, podemos invertir y comprar un chocolate de calidad. Puedes derretirlo en el micro a golpecitos y removiendo, cuidado que no se queme, que si has hecho la inversión y compras un chocolate bueno, no quieres que se te queme…

Tamizamos  dos veces la harina junto con la levadura.
Batimos  la mantequilla y el azúcar hasta que obtengamos una mezcla suave y esponjosa. 

Añadimos  las semillas de la vaina de vainilla, la puedes conseguir en mercadona o similar (he nombrado alguna cadena de supermecados? Ups!)

Añadir el queso Philadelphia (yo aquí soy muy tiquismiquis, nada de marcas blancas, no tienen nada que ver ni en textura ni en sabor) y batir un par de minutos  hasta que esté totalmente integrado.

Añadimos  los huevos ligeramente batidos de uno en  uno y no añadimos  el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado. 

Mezclamos el chocolate derretido que teníamos reservado a esta masa.

Finalmente añadimos  la harina poco a poco hasta que esté totalmente integrada y no quede ningún resto blanco. La idea es mezclar y no batir, porque si lo haces desarrollaras el gluten de la harina y tu masa quedará gomosa.

Mezclamos a mano con una espátula las pepitas de chocolate que teníamos reservadas.

Introducir la masa en el molde y alisar la superficie. 

Hornear durante 45 minutos.

Dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos. Pasado este tiempo desmoldar y dejar enfriar totalmente.

Cuando esté totalmente frío envolverlo en papel film y dejarlo reposar en la nevera durante al menos 24 horas.  A mí me encanta los bizcochos de un día para otro ganan en sabor y mejora su textura….a mí gusto.

Animaros a hacerlo, es realmente….hummm!



Os dejo con el verdadero Pedacito de Cielo

“Y la manera de tener vida eterna es conocerte a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tu enviaste a la tierra”.
 Evangelio de Juan 17:3