miércoles, 26 de junio de 2013

Pan de Plátano





Hola amig@s, ¿os acordáis  que  prometí enmendarme? Bueno pues aquí estoy de nuevo, con una receta clásica pero que nunca falla.


He pensado en empezar una sección, que se llamará “Fondo de armario”, no penséis que me he vuelto loca y que ahora os voy a hablar de trapitos……que podría (haberme vuelto loca o hablaros de trapitos)…pero no, no soy una de esas blogueras de “cazamariposas”, yo más bien sería una bloguera de divinity los domingos por la mañana...jijijiji.


Hay recetas, que son básicas, para todas las personas que les guste la repostería, es como tener en tu armario una falda negra y una camisa blanca, o  un pantalón negro y un jersey negro, son básicos, que siempre es conveniente tener. Así que os pondré mis fondos de armario, como es este pan de plátano o banana bread, también lo es un buen brownie, una tarta de zanahoria, y algunos más que iré poniendo.


Son recetas que a mí me han funcionado y que dan un resultado buenísimo, avalado, no por mi propia opinión sino por los “mmmm” “ñan ñan ñan” de mi marido y mi suegra, que son auténticos fans de este bizcocho.


 Además las tengo memorizadas de tanto hacerlas y por eso las hago en un pispas, ¿cuando hacerlas? Vaya pregunta yo también….en fin, yo las hago cuando me apetece, claro, pero especialmente cuando tengo poco tiempo, quiero quedar bien y acertar (hoy estoy un poco espesa, como si alguna vez quisiera quedar mal, anda que…!!!)


Yo creo que todo el mundo tendría que tener su receta de Pan de Plátano, de brownie y de algunos más, es básico como ya os he dicho…jejeje.


Un poquito de historia, la receta original aparece por primera vez en el libro de cocina “Balanced recipes cookbook”, del año 1933, en la ciudad de Pillsbury.  Este pan dulce se popularizó por todo el país y, con el paso de los años, ya en los años 60 todas las amas de casa estadounidenses sabían prepararlos.  Hoy, con casi 80 años de historia, el pan de plátano se prepara en todo el mundo.  Lo que no es de extrañar porque su elaboración es sencilla, los ingredientes económicos y el resultado sabroso.


Y os preguntareis, no sin razón ¿que donde está el Pan de Plátano?, que vosotr@s veis pastelillos, bien, normalmente este tipo de bizcocho se hornea en un molde alargado y alto, como los de Plumcake, pero para esta ocasión los hice en moldes individuales, pero el proceso es el mismo, salvo el tiempo de cocción que se reduce.


INGREDIENTES:


2 Tazas de harina de repostería


1 Taza de azúcar


½ Taza de aceite de girasol o de oliva, pero suave


2 huevos


2 cucharaditas de levadura (de las de café)


1 Cucharada (sopera) de Vainilla líquida


1 Cucharadita de canela, puedes poner también a tu gusto, un poquito de jengibre, clavo molido, nuez moscada…


Opcional: ½ tz de chips de chocolate, o nueces, o pasas…o lo que pienses que le puede ir bien, o un poco de todo...


3 plátanos maduros, no importa si se te han pasado un poco, le dan más sabor al bizcocho.


ELABORACIÓN:


Pon en tu vaso de la batidora, los plátanos, los huevos, la vainilla y el aceite, tritura, después añade el azúcar y mezcla bien.


En otro bol, tamiza la harina, con la levadura, con la canela y especias si le has puesto.


Añade en tres tandas esta mezcla de ingredientes secos a la anterior, mezcla con un tenedor, sin pasarte, hasta que veas que la harina se ha integrado.


Engrasa tu molde,  enharínalo y sacude el excedente, llénalo con tu masa y al horno, a 1500C durante una hora, sale un plumcake hermoso, o sea que coge un molde grandecito.


Si haces la opción de los pastelitos, con 20 min. Estará.


Como veis por las fotos, algunos los hice Cupcakes, les puse un frosting de chocolate para el cumple de mi hija Laura, y a los peques les encantaron.


Bueno, prometí enmendarme, y seguiré así, deja tu comentario, si tienes alguna pregunta o duda, estaré encantada de contestarte, si lo haces: poooorfa, cuéntamelo!!




Os dejo con el verdadero pedacito de Cielo:


“Señor; vas delante y detrás de mí. Pones tu mano de bendición sobre mi cabeza, ¡semejante conocimiento es demasiado maravilloso para mí!”

Salmos 139:5-6